publicidad

¿Por qué subimos de peso en la tercera edad?
Tercera Edad

¿Por qué subimos de peso en la tercera edad?

Un estudio realizado por el Instituto Karolinska, lo revela

  • Adrian Aguirre
  • 10/09/2019
  • 12:38 hrs.

Una nueva investigación realizada por el Instituto Karolinska descubrió la razón por la que muchas personas suben de peso a medida que envejecen.

De acuerdo con este proyecto, llevado a cabo en colaboración con elementos de la Universidad de Uppsala, Suecia, y la Universidad de Lyon, en Francia, el recambio de lípidos en el tejido adiposo disminuye durante el envejecimiento y esto facilita este padecimiento, incluso si no se come más o se hace menos ejercicio que antes.

El escrito fue publicado en "Nature Medicine" y en este se puede leer lo siguiente: 

"La tasa de eliminación de lípidos disminuye durante el envejecimiento, al no ajustarse recíprocamente la tasa de absorción de lípidos, lo que resulta en un aumento de peso. La pérdida de peso sustancial no se debe a cambios en la eliminación de lípidos, sino a la tasa de absorción de lípidos en el tejido adiposo. Además, las personas con una baja tasa de eliminación de lípidos basales tienen más probabilidades de permanecer estables después de la pérdida de peso. Por lo tanto, la adaptación del recambio lipídico podría ser importante para mantener una pérdida de peso pronunciada".

Puedes leer: Claves para cuidar la salud intestinal en los adultos mayores

¿Cómo se llegó a esta conclusión?

Los científicos estudiaron las células grasas en 54 hombres y mujeres durante un periodo promedio de 13 años. En ese periodo, todos los sujetos, independientemente de si ganaron o perdieron peso, mostraron disminuciones en el recambio de lípidos en el tejido adiposo, que es la velocidad a la que se eliminan y almacenan los lípidos (o grasas) en las células adiposas.

Aquellos que no compensaron eso comiendo menos calorías aumentaron de peso en un promedio del 20 por ciento. Por su parte, los autores también examinaron la renovación de lípidos en 41 mujeres que se sometieron a cirugía baríatrica y cómo la tasa de renovación de lípidos afectó su capacidad para mantener su peso de cuatro a siete años después de la cirugía.

El resultado mostró que nada más aquellos que tenían una tasa baja antes de la cirugía consiguieron aumentar su número de lípidos y mantener su pérdida de peso, por lo que los científicos creen que esta gente pudo haber tenido más espacio para aumentar su volumen de lípidos que los que tuvieron una una cirugía previa de alto nivel.

"Los resultados indican por primera vez que los procesos en nuestro tejido graso regulan los cambios en el peso corporal durante el envejecimiento de una manera independiente de otros factores. Esto podría abrir nuevas formas de tratar la obesidad", comentó Peter Arner, profesor del Departamento de Medicina en Huddinge en el Instituto Karolinska y uno de los principales autores del estudio.


 

¿A qué edad comienza la tercera edad?

La Facultad de Ciencias Médicas y el Observatorio de la Universidad de la Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino (FASTA) realizaron una encuesta a 490 personas mayores de 65 años para investigar a qué edad comenzaba la "Tercera edad". El 80% del total de la muestra consideró que esta parte de la vida comenzaba antes de los 70 años.

El promedio de respuesta fue de 68 años, ocho más que los estipulados por la OMS, que lo fija en los 60.

También te puede interesar: ¿Por qué nos encogemos al envejecer?

¿Cómo cuidar la salud intestinal de los adultos mayores?

Estos son los cuatro factores que ponen más en riesgo la salud intestinal de las personas de la tercera edad:

1) Debido a que en esta edad se presenta la pérdida de dientes y los problemas para pasar alimentos, se empiezan a eliminar alimentos considerados "difíciles de masticar", como la carne o las frutas enteras , lo que disminuye la ingesta de proteínas, vitaminas y fibras. Aumenta el consumo de jugos, pan y galletas, que son fáciles de masticar y tragar, pero aportan más azucares y grasas.

2) Cuando las personas mayores son hospitalizadas, su dieta cambia repentinamente. Esto provoca un desbalance en la microbiota intestinal.

3) En esta etapa hay dificultades para percibir olores y sabores, lo que hace que se elijan alimentos con grasas y sal, sin embargo, hacerlo puede contribuir al desarrollo de enfermedades como hipertensión arterial.

4) El envejecimiento hace más vulnerable a esta población a las infecciones, pero el consumo elevado de medicinas, en algunos casos antibióticos de alto espectro, eliminan los patógenos pero también a los microrganismos de efecto benéfico de efecto benéfico que conforman la microbiota intestinal.

Por ello, se recomienda una dieta variada y diversa, especialmente rica en fibra. Así mismo es fundamental aumentar el consumo de frutas, verduras y carnes magras y disminuír el consumo de azúcares, grasas y harinas.


Con información de Infosalus, Nature Magazine y Sumédico.com

publicidad

publicidad

publicidad