¿Por qué hay pérdida de orina en el embarazo y cómo controlarlo?

La pérdida de orina en el embarazo puede empeorar por factores como el sobrepeso o la espera de gemelos

La pérdida de orina en el embarazo o incontinencia urinaria es un problema mucho más común de lo que se piensa y conforme avanza la gestación, puede ir empeorando. Por ello, en los siguientes párrafos te diremos todo acerca de este problema, así como algunas técnicas para controlarlo.

¿Por qué hay pérdida de orina en el embarazo y cómo controlarlo?

De acuerdo con información de Infosalus, la incontinencia urinaria en el embarazo puede surgir hasta en un 40% de las mujeres gestantes.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

Se padece con mayor frecuencia en torno al tercer trimestre de embarazo, causando pérdidas leves de orina que pueden interferir con las actividades diarias.

Pérdida de orina en el embarazo

Debido a este problema, actos tan sencillos como estornudar, reír muy fuerte, caminar rápido, toser o hacer ciertos deportes, pueden provocar que salga una leve cantidad de orina de manera involuntaria.

¿Qué causa la incontinencia urinaria en el embarazo? Hay diversos factores que intervienen, principalmente los cambios hormonales, el aumento de peso y la presión que ejerce el crecimiento del bebé sobre la vejiga.

"En concreto, por las hormonas del embarazo se produce una laxitud de los tejidos que hace que el esfínter de la vejiga esté más relajado por lo que al hacer esfuerzos ese esfínter no se puede contraer y tiene lugar un escape de orina", explica a Infosalus Begoña Olartecoechea, especialista en Ginecología y Obstetricia de la Clínica Universidad de Navarra.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

TAMBIÉN LEE: ¿Cómo saber que los movimientos de un bebé en el vientre son normales? 

No obstante, hay situaciones que podrían empeorar el problema o aumentar el riesgo de padecerlo durante la gestación, como:

-Aumento de peso excesivo durante el embarazo

-Ser mayor de 35 años (los músculos pélvicos empiezan a perder firmeza)

-Tener antecedentes familiares de incontinencia en el embarazo

-Esperar gemelos o más bebés

-Ser mamá primeriza

-Tener sobrepeso y obesidad antes del embarazo

Otro de los factores importantes a tomar en cuenta son las infecciones urinarias, pues favorecen los pequeños escapes de orina y son muy comunes durante el embarazo.

¿Cómo controlar la pérdida de orina en el embarazo?

En la mayoría de los casos, la incontinencia urinaria durante el embarazo no es grave y se resuelve por sí sola después del parto, aunque también existe la posibilidad de que persistan las molestias durante más tiempo.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

Debido al peso que tiene que soportar el suelo pélvico durante la gestación, es común que se debilite la musculatura, lo que facilita que se siga escapando la orina aún después del nacimiento del bebé.

Si el problema persiste por más de cinco semanas, lo mejor es acudir con un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico para que valore el estado de la musculatura de la zona y recomiende los ejercicios necesarios para mejorar el problema.

Mientras tanto, en casa podemos poner en práctica algunos hábitos como:

-No aguantarse por demasiado tiempo las ganas de orinar

-Evitar bebidas que irritan la vejiga como el refresco y el café

-Comer suficiente fibra para evitar las heces duras que presionan la vejiga

-Fortalecer el suelo pélvico antes del embarazo

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

Ejercicios de Kegel antes del embarazo

Otra sugerencia para prevenir los escapes de orina en el embarazo es hacer ejercicios de Kegel desde antes, pues son excelente aliado para fortalecer el suelo pélvico.

Basta con practicarlos durante cinco minutos al día y consisten en apretar y soltar los músculos que nos ayudan a retener la orina, es decir, debes hacer un movimiento similar al que haces cuando te aguantas las ganas de ir al baño.

También es ideal hacer ejercicio durante todo el embarazo, pues así se fortalecerán los músculos para el momento del parto y no habrá riesgo de tener sobrepeso que facilita la pérdida de orina en el embarazo. Lo ideal es hacer pilates, yoga o caminatas a paso rápido. 

imagen-cuerpo

(Foto: Pinterest) 

Después del parto se pueden usar bolas chinas o esferas intravaginales para recuperar el tono muscular de la zona, aunque siempre debemos usarlas bajo supervisión de un especialista.

SIGUE LEYENDO: ¿Por qué puede aumentar la miopía en el embarazo

(Con información de Bebés y más e Infosalus)