publicidad

Niños criados por madres amorosas son más empáticos: estudio
Ser padres

Niños criados por madres amorosas son más empáticos: estudio

(Foto: Ser padres)

Un estudio demuestra que los niños criados por madres amorosas suelen ser más empáticos y compartidos con sus compañeros

La educación de los niños por parte de los padres es muy importante; que sus progenitores lo hagan de forma amorosa influye en su desarrollo emocional y social. Un estudio demuestra que los niños criados por madres amorosas son más empáticos, conoce los detalles.

Uno de los valores principales que muchos padres intentan inculcar a sus hijos, es la amabilidad, pues les preocupa criar personas que se preocupen por otros.

También lee: 5 razones por las que les duele la barriga a los bebés 

Recuerda que tus hijos copian todo lo que ven en casa, así es que si eres amable y educado con las personas, ellos seguramente también lo serán.

Niños criados por madres amorosas son más empáticos: estudio

Un estudio publicado en la revista Frontiers in Psychology: Emotion Science, dio seguimiento a 74 niños de edad preescolar y sus madres, con la finalidad de analizar cómo influía el trato de las madres en el desarrollo de habilidades de generosidad y amabilidad.

Para ello, se realizaron dos pruebas cuando los niños tenían cuatro años de edad, y nuevamente a los seis años de edad. La primera, consistió en una actividad en la que los niños ganaban fichas como premio y al final se les comentó que podían donar todas o parte de sus fichas a otros niños (ficticios) que no habían podido asistir porque estaban enfermos o estaban pasando dificultades. Durante esta parte del estudio, se les colocó también a los niños un monitor que medía su frecuencia cardiaca.

(Foto: Eres mamá)

La segunda, era una encuesta realizada a las madres, en las que proporcionaban algunas respuestas sobre el amor compasivo hacia sus hijos y hacia los demás. Las madres seleccionaron frases en la encuesta como “prefiero participar en acciones que ayuden a mi hijo a participar en acciones que me ayudarían”, “aquellos con los que me encuentro a través de mi trabajo y mi vida pública pueden asumir que estaré allí si ellos me necesitan” y “prefiero sufrir yo mismo a ver sufrir a alguien más”.

Al analizar los resultados del estudio, los niños mostraban más disposición de ceder sus fichas a otros niños que las necesitaran cuando se presentaban dos condiciones: tener cambios corporales al darles oportunidad de compartir y si habían experimentado una crianza positiva que había ayudado a modelar esa bondad y generosidad.

La generosidad de los niños es gracias al amor compasivo de sus madres

De acuerdo con el estudio, la generosidad de los niños está respaldada por la combinación de sus experiencias de socialización, el amor compasivo de sus madres y su regulación fisiológica, ya que estos funcionan como apoyos internos y externos para la capacidad de actuar de manera prosocial que se basan en fijarse en otra persona.  

(Foto: Ser padres)

Los niños que son compartidos mostraron mejor regulación fisiológica

En las pruebas realizadas tanto a los cuatro como a los seis años, el registro fisiológico mostró que los niños que donaron más fichas estaban más tranquilos y mostraban mejor regulación fisiológica después de la actividad, en comparación con los niños que donaron pocas fichas o ninguna.

Continua leyendo: ¿Hasta qué edad el bebé debe usar biberón?

(Con información de: Bebés y más)

publicidad

publicidad

publicidad