publicidad

Otros

Navidad con padres divorciado

Es un momento en donde se tiene que afianzar el lazo, padre-hijo, en vez de compensar lo que no se ha hecho, comento especialista para SUMEDICO.

  • 20/12/2012
  • 12:37 hrs.

No solamente en la época de celebraciones de fiestas decembrina, sino en todo momento, los padres tiene que estar cercanos a los hijos, la separación se da entre la pareja, no con los infantes, por lo que ellos siempre deben vivir con el amor y cercanía de sus progenitores, indicó (*)Víctor Sánchez Aguirre, psicoanalista, ante la pregunta ¿Cuál es la manera psicológicamente adecuada de celebrar la navidad, con los hijos, cuando se está divorciado?

Estás época son muy simbólicas, en los infantes, ya que es el fin de un ciclo, hacen un recuento de todos los eventos que transcurrieron durante el año, que son significativos para ellos, como los duelos, carencias, lo que se perdió, es un momento de confrontación, en donde pueden incluso recordar el aniversario de la separación de sus padres, por lo que se le debe apoyar, e incitar a exteriorizar los sentimientos, pero también no dejarse vencer por la melancolía y disfrutar de las festividades, expresó Sánchez.

Es cuando el padre puede tener una oportunidad de acercarse, hablar con los hijos y darse cuenta de cuáles son sus necesidades, qué es lo que piensan, que es lo que sienten, ante el divorcio, pero hay que tener cuidado, porque lo que hacen mucho padres, es tratar de compensar sus ausencias en el año ya sea con regalos, o consecuentando un mal comportamiento.

Ante lo que, el mejor regalo, no es lo material, sino la compañía, es un momento en donde se tiene que afianzar el lazo, padre-hijo, en vez de compensar lo que no se ha hecho. Trabajo que debe continuar el resto del año, pues, el mejor regalo que puede tener un niño, es la atención, comprensión, respeto y comunicación con sus padres, apuntó el psicólogo.

Los niños tienden a compararse mucho con los demás, en esta temporada ven a las familias externas muy cercanas, con actividades en común, por lo que, sienten envidia y frustración, es recomendable que los padres dejando de lado sus resentimientos e intereses personales, con el fin de que los infantes se sienta a gusto, hagan algunas actividades juntos, en familia, en comunidad, como poner el Árbol de navidad por ejemplo, comentó Sánchez.

En caso de no ser posible una reunión familiar, que el niño pase navidad con su papá y año nuevo con su mamá, o viceversa, puede ser una opción, ya que lo importante es que el niño conviva con sus padres, ya que, un divorcio no es una separación del niño con sus progenitores, sino entre ellos, entonces es importante estar presentes en toda etapa de la vida, por lo que distribuirse los momentos es conveniente, agregó el especialista.

Lo que no significa que no pueda tener una forma de comunicarse con el niño, el padre con el que no esté viviendo la festividad, ya existen tantos recursos para mantenerse comunicados con los hijos, como el teléfono celular, el mail, facebook, vídeo llamadas, que no existen pretextos ni impedimentos, señaló Sánchez

Ante el sentimiento que puede generar dichas festividades en los padre, como culpa por no proveerle de una familia completa a sus hijos, no necesariamente se necesita una terapia, a veces es la mejor alternativa la separación, aseveró el psicólogo, “ya que a veces el niño quiere que los padres ya no estén juntos, porque nota las peleas, el ambiente hostil, y logra comprender qué es lo mejor para todos”, agregó.

Y es que, los progenitores deben ser suficientemente maduros, y comprender que aunque le va afectar a sus hijos en cierta forma el divorcio, durante la vida de los infantes les van a afectar muchas cosas, y que sólo cuando se ve mermada su vida cotidiana, es decir, cuando los niños tienen problemas para adecuarse a sus actividades cotidianas, que se recomiende algún tipo de terapia, comentó Sánchez.

Existen diversos tipos de terapias, pero la mejor es la que el paciente elige y se compromete con ella, porque de no haber disposición no sirve de nada ninguna de las variantes terapéuticas, concluyó el especialista

(*)Víctor Sánchez Aguirre Herman, psicoanalista.

Cel: 044-55-39-69-44-08

Sanchezhermann68@hotmail.com

publicidad

publicidad

publicidad