publicidad

Los tipos de mamás que existen y sus características, ¿cuál eres tú?
Ser padres

Los tipos de mamás que existen y sus características, ¿cuál eres tú?

Foto: Piqsels

Cada mujer ejerce su maternidad de forma distinta y es posible que muchas se identifiquen con más de uno de los tipos de mamás que existen

  • SUSANA CARRASCO
  • 08/05/2020
  • 18:22 hrs.

La maternidad es un acontecimiento que definitivamente cambia la vida de una mujer y muchas veces, las circunstancias y la propia falta de experiencia nos llevan a desarrollar ciertos tipos de comportamientos que nos convierten en uno de los tipos de mamás que existen. ¿Ya conoces sus características? Aquí te las presentamos para que identifiques cuál eres tú.

Es posible que te veas retratada en algunas de estas categorías o incluso, en varias, así que sigue leyendo.

Tipos de mamás y sus características

No todas las mujeres ejercen su maternidad de la misma forma y es por eso que es posible identificar al menos 9 tipos de mamás. Estas son sus características:

1. Mamá helicóptero

Las mamás helicóptero se identifican como aquellas que se la viven pendientes de sus hijos, sin permitirles ser autónomos y enfrentarse a los desafíos. Les dicen cómo y a qué deben jugar, cómo recoger, cómo actuar, etc.

De acuerdo a un estudio elaborado por la Universidad de Minnesota y publicado en Developmental Psychology, este comportamiento sobreprotector puede ser dañino para los pequeños, pues fomenta la crianza de hijos incapaces y dependientes.

2. Mamá necesitada

Es una de las mamás más conflictivas, pues se trata de una mujer que ejerce su maternidad llena de necesidades, quejas y vacíos que nunca se llenan, lo que puede hacer que los hijos sientan que nunca hacen lo suficiente para hacerlas sentir orgullosas.

TAMBIÉN LEE: Gritarle a un niño daña su cerebro de forma permanente

3. Mamá amiga

Es la clásica mamá que se comporta más como una amiga, lo que suele ser especialmente común con las hijas. Le gusta que ellas inviten a sus amigos a la casa, que les cuenten todos los detalles de su vida y se comportan como adolescentes. Aunque puede parecer algo maravilloso, la realidad es que no lo es tanto, por que la correcta crianza de los hijos requiere tanto de la complicidad como de la autoridad para crear un orden.

4. Mamá chantajista

En el caso de este tipo de mamás, la culpa y el castigo van siempre de la mano pero sobre todo, la manipulación y el chantaje para que los hijos hagan lo que ellas quieren. Quienes crecen con una mamá así, suelen desarrollar miedo a tomar decisiones, porque buscan siempre la aprobación de la madre. Lo peor en estos casos es que estos comportamientos tóxicos vienen disfrazados bajo "el nombre del amor", pero en realidad solo manifiestan egoísmo.

5. Mamá exigente

Todo a su alrededor gira en torno a esquemas y reglas. Les gusta tener la casa impecable y tienen altas expectativas de sus hijos y de su pareja. No son muy afectuosas, más bien son lejanas pero buscan siempre que haya un comportamiento moral y de buenas costumbres en el hogar. Algunas consecuencias en los hijos es que se volverán igual de perfeccionistas o inseguros, con baja autoestima y ansiosos cuando no pueden controlar todo a su alrededor.

6. Mamá competitiva

En estos casos, los temas del cuerpo y la edad influyen mucho para que la mamá empiece a desarrollar envidia por la juventud y belleza de sus hijas, lo que hace que surjan algunos comportamientos competitivos y se dañe la relación. En algunos casos, pueden hasta empezar a tratar mal a sus hijas, con crítica cruel, humillación, falta de empatía y egocentrismo puro.

7. Mamá obediente

Este tipo de mamá tiende a ceder a lo todo lo que pide su hijo, quien poco a poco se vuelve más exigente, hasta convertirse en un tirano. Como resultado, el niño crece sin límites, no sabe esperar ni tiene tolerancia a la frustración, incluso puede maltratar a otros a su alrededor porque está acostumbrado a obtener todo lo que quiere cuando lo pide.

8. Mamá ausente

Dejan la crianza de sus hijos a terceros, como los abuelos o los tíos, y los motivos de su ausencia son diversos, pero con frecuencia buscan llenar el vacío emocional de sus hijos dándoles objetos materiales. Nunca están presentes en los momentos más significativos de sus hijos y por lo general, no les bridan un suficiente acompañamiento emocional.

9. Mamá buena onda

La mayoría sueña con tener una mamá buena onda, porque son capaces de llamarle la atención a su hijo cuando comete un error, pero sin herirlo, sino ayudándolo a que aprenda. También son las admiradoras #1 de sus hijos, porque creen en sus capacidades y los motivan a seguir sus sueños. Se interesan en sus vidas pero no intentar ser su amiga íntima.

La mamá perfecta no existe, todas pueden equivocarse y no ser una buena madre no se trata de cumplir con todos los caprichos de los niños, sino educarlos desde el amor, pero también la disciplina y la comprensión, para que vean en ti alguien que puede guiarlos y dejarlos volar con sus propias alas al mismo tiempo.

SIGUE LEYENDO: 5 consejos para lograr trabajar desde casa con hijos


publicidad

publicidad

publicidad