publicidad

Leches de fórmula podrían tener más azúcar que los refrescos
Embarazo y Bebé

Leches de fórmula podrían tener más azúcar que los refrescos

Foto: tomada de la web

Un estudio global demostró que algunas leches de fórmula para bebés pueden llegar a tener más azúcar que un vaso de refresco

  • SUSANA CARRASCO
  • 26/02/2020
  • 12:35 hrs.

La lactancia materna es la mejor forma de alimentar a un bebé, pues obtienen todos los nutrientes necesarios para desarrollarse sanamente, sin embargo, hay casos en que no es posible y debemos recurrir a las leches de fórmula. Nuevos estudios revelan que algunos de estos productos contienen más azúcar que los refrescos, por lo que podrían dañar seriamente al pequeño.

Conoce cómo identificarlos y qué consecuencias puede tener en la salud de los bebés que son alimentados con este tipo de leches.

Azúcar en leches de fórmula

Una nueva investigación global sobre el contenido de azúcar en las fórmulas infantiles y las leches de continuación, reveló que algunas leches de fórmula tienen hasta el doble de azúcar que hay en una ración de un vaso de refresco.

Lo peor de este panorama, es que no existen suficientes regulaciones que controlen el contenido de azúcar en estos productos, ni tampoco información que advierta sobre estos peligros a los padres.

¿Qué tan malo es que las leches de fórmula tengan azúcar? Genéticamente estamos preparados para consumir azúcar, de hecho, nuestra preferencia por comerla proviene de nuestros ancestros primitivos, que buscaban alimentos dulces para obtener energía.

Sin embargo, demasiada comida dulce puede provocar obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedades dentales.

En el caso de los bebés que consumen grandes cantidades de azúcar, los efectos pueden perdurar por muchos años, ya que en ellos puede aumentar el deseo de ese tipo de comida y aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades en la edad adulta.

La leche materna también contiene azúcar, pero es lactosa y sus nutrientes son los adecuados para las necesidades del bebé que está en crecimiento.

Por su parte, las leches de fórmula infantil tienen un preparado estandarizado y contienen azúcares añadidos, como jarabe de maíz, que se agregan durante la producción.

Esto es especialmente malo para los bebés porque el alto consumo de azúcares añadidos puede contribuir a las caries dentales, la mala alimentación y provocar obesidad a largo plazo.

TAMBIÉN LEE: ¿Cómo se debe lavar la ropita del bebé? 

De acuerdo a Gemma Bridge, estudiante de doctorado en la Leeds Business School de Leeds Beckett University, se investigó el contenido de azúcar de 212 productos lácteos de fórmula infantil disponibles en los mercados y que están dirigidos a bebés menores de tres años. Estos alimentos analizados se venden en supermercados en 11 países.

Se recopilaron datos sobre el contenido de azúcar de las etiquetas de nutrición y luego se compararon con las composiciones promedio de leche materna y las pautas de contenido de azúcar.

Los hallazgos fueron sorprendentes, ya que revelaron que más de la mitad de los productos contenían más de 5 gramos de azúcar por 100 ml. En muchos casos, el contenido de azúcar era superior a 7,5 gr por 100 ml.

Una marca de leches de fórmula distribuida en Francia contenía 8,2 gramos de azúcar por 100 ml, es decir, casi dos cucharaditas.

Estas cifras superan por mucho los niveles de azúcar recomendados por el Parlamento Europeo para los Lactantes.

De hecho, el estudio reveló que muchos productos de fórmula contenían casi el doble de azúcar que bebidas conocidas como la Fanta de naranja.

Además del alto contenido de azúcar en las leches de fórmula, también se encontró que la información nutrimental no es clara para los consumidores, principalmente porque el tamaño de la letra era pequeño y los datos proporcionados varían entre países.

Por ejemplo, algunos productos enumeraron el contenido de azúcar por 100 gr, mientras que otros lo enumeraron por cada 100 kcal.

Aunque existen leyes para limitar la comercialización de productos de fórmula infantil porque no son la mejor manera de alimentar a un bebé en crecimiento, la mayoría son códigos de práctica voluntarios que los fabricantes no están obligados a cumplir.

En algunos casos, son los propios fabricantes quienes han ayudado a desarrollar las leyes que deben regular estos productos.

Debido a estos alarmantes resultados, es importante que los padres pongan especial cuidado al momento de elegir las leches de fórmula para sus bebés.

La primera opción siempre debe ser la leche materna, al menos durante los primeros seis meses de edad como lo establece la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero de no ser posible por alguna condición médica, los expertos recomiendan siempre revisar las etiquetas de las leches de fórmula y consumir solo los productos recomendados por el médico.

SIGUE LEYENDO: Síndrome de cabeza plana en bebés, ¿qué es y cómo prevenirlo? 

(Con información de BBC)


publicidad

publicidad

publicidad