publicidad

La importancia del padre en la lactancia materna
Ser padres

La importancia del padre en la lactancia materna

La participación del padre facilita la lactancia y fortalece el vínculo con el bebé

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 01/08/2019
  • 12:53 hrs.

Cuando hablamos de lactancia materna, siempre pensamos en la mujer amamantando, sin embargo, se ha comprobado que el papel del padre en la lactancia es muy importante y de hecho, impacta en las probabilidades de lograr una buena práctica de esta actividad.

Convertirse en padre es uno de los momentos más maravillosos en la vida de un hombre pero también es una etapa llena de cambios y dudas que usualmente no son abordadas por los expertos.

¿Por qué es importante el padre en la lactancia? 


La información sobre los cuidados de la madre antes, durante y después del embarazo son abundantes, pero poco se sabe sobre cómo puede influir el padre en cada una de las etapas del nacimiento del bebé, incluyendo a la lactancia materna.


De acuerdo a Ismael Rodríguez, psicoterapeuta cognitivo, los padres pueden apoyar a la madre durante la lactancia materna, no solo como un gesto de consideración, sino como una responsabilidad.

Además, está comprobado que la participación del padre en la lactancia mejora el vínculo padre e hijo y eleva las probabilidades de una alimentación exclusivamente con leche materna en los primeros 6 meses de vida del bebé.

Pero, ¿qué otros beneficios se obtienen al tener a papá como soporte en la lactancia materna? Pues bien, la lactancia es de las principales actividades y cuidados que requiere un recién nacido.

Al cabo de un tiempo, puede causar mucho desgaste físico en la madre y tener el apoyo del hombre en esta etapa es fundamental.

“El padre tiene muchas oportunidades para estar presente en la crianza de un bebé pequeño ya que hay mil atenciones, acciones y trabajos que puede hacer desde el primer día con su hijo y que, evidentemente, su mujer va a agradecer infinitamente", dice Alba Padró, asesora de lactancia.

En ese sentido, Susana Ares, pediatra y coordinadora del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría, indica que la ampliación del permiso de paternidad es un  nuevo factor que favorece la lactancia materna.

Permite que los padres se hagan cargo de tareas caseras y de cuidados que hasta ahora se atribuían exclusivamente a las mujeres.

UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS), indican que es fundamental lograr que al menos el 50% de las madres alimentes con leche materna exclusivamente a sus hijos como mínimo hasta los seis meses.

Para que esto se logre, las organizaciones hacen un llamado a los gobiernos para promover y proteger la lactancia materna, con iniciativas como Padre desde el principio de Unicef, que promueve la responsabilidad parental tanto de la madre como del padre.

Sin embargo, la falta de políticas laborales que protejan a las mujeres lactantes no permite que esto sea posible.

“Abandonar la lactancia materna antes de tiempo puede originar deficiencias nutricionales en el niño, ya que no cuenta con los nutrientes necesarios, así como un sistema inmunológico débil causado por la falta de defensas que aporta este tipo de leche”, indica Ares.

Además, subraya que no amamantar a los bebés durante sus primeros seis meses los hace más propensos a infecciones y a una falta de maduración del tubo digestivo, lo que da lugar a una flora intestinal débil.


TAMBIÉN LEE: El tipo de dieta que previene la diabetes gestacional 

Rol del padre en la lactancia materna

De acuerdo al especialista Rodríguez, el padre puede apoyar antes, durante y después de la lactancia.

Antes, puede cambiar el pañal del bebé para que esté limpio antes de comer, ello fortalecerá sus vínculos y lo hará cada vez más hábil en esta tarea.

Durante el momento de la lactancia, papá también puede mantener despierto al bebé mientras come para que se alimente lo suficiente.

Una de las tareas más importantes en las que el hombre puede cooperar, es preparando el espacio donde se le dará pecho al bebé. Debe ser un sitio cómodo y tranquilo donde la madre pueda recostarse con almohadas y cojines.

Los padres también deben ayudar en las tareas domésticas y sobre todo, deben dejar de lado la idea de que amamantar es una tarea fácil, porque en realidad, es una actividad que puede causar cansancio y que requiere mucho tiempo.

Cuando la madre haya terminado de alimentar al bebé, el padre puede ayudar a sacarle el aire y a arrullarlo para que vuelva a dormir.



Sin embargo, para que esto pueda llevarse a cabo, las madres también deben hacer su parte, dejando que el hombre coopere en los cuidados del bebé. No lo excluyas, permite que tenga cercanía con el bebé y déjalo demostrar que es capaz de cuidar de su bebé.

Tanto en la lactancia materna como en el embarazo, el hombre constituye el mejor de todos los soportes para la madre, con su apoyo, compañía y deseos de criar bien al pequeño.

"Cuidar del bebé también es pasear con él a medianoche por el pasillo arriba y abajo, quedarse un rato con él en brazos mientras la madre se da una ducha o duerme un rato, bañarlo, cambiar pañales o poner lavadoras”, concluye Alba Padró.

Recuerda que los beneficios de la lactancia materna son numerosos tanto para la madre como para el bebé.

En los niños, aporta todas las proteínas, minerales, calorías, hidratos de carbono y vitaminas necesarios para el correcto desarrollo del recién nacido.

En las madres, dar pecho reduce el riesgo de contraer enfermedades como cáncer de mama y puede ayudar a la pérdida de peso que se ganó en el embarazo, ya que se usan las reservas del cuerpo para crear leche.


SIGUE LEYENDO: ¿Cómo bañar a un bebé? 7 errores que debes evitar  
(Con información de El País y Eres Mamá)


publicidad

publicidad

publicidad