publicidad

La cantidad de azúcar oculta en papillas para bebé
Embarazo y bebe

La cantidad de azúcar oculta en papillas para bebé

Los productos comerciales de papillas para bebé contienen grandes cantidades de azúcar que dañan la salud de los infantes

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 05/07/2019
  • 12:45 hrs.

Las papillas para bebé envasados suelen ser una opción rápida y práctica para las mamás, sin embargo, expertos en salud advierten que estos productos pueden tener grandes cantidades de azúcar, perjudicando gravemente la salud de los pequeños.

Según informes de la Agencia de Salud Pública de Inglaterra (PHE), algunos alimentos preparados para bebés contienen tanta azúcar como las golosinas.

Azúcar en papillas para bebé

Muchas marcas de alimentos y papillas para bebé presentan sus productos como saludables y hechos a base de frutas y verduras naturales, pero nunca mencionan las grandes cantidades de azúcar que contienen.

La PHE ha criticado fuertemente a los fabricantes de alimentos infantiles por agregar a sus productos cantidades inaceptables de azúcar. Indican que casi la mitad del contenido de los tentempiés a base de frutas y vegetales para bebés es azúcar.

No obstante, la venta de estos productos en el mercado va en aumento.

“Algunos alimentos para bebés tienen demasiada azúcar y nadie debería considerar esto como aceptable”, afirma la Dra. Alison Tedstone, jefa de nutrición de la Agencia de Salud Pública de Inglaterra (PHE).

LA PHE demostró en un informe que alimentos para bebé que se promocionan “sin azúcar agregada”, en realidad tienen azúcares como miel o jugo de frutas.

TAMBIÉN LEE: ¿Cuáles frutas puede comer un bebé de seis meses? 

Tras analizar más de mil productos alimenticios y bebidas para bebés y niños menores de tres años, se encontró que los niveles más altos de azúcar (47,5%) se encontraron en productos hechos a base de frutas y vegetales.

“Los purés y los alimentos líquidos para bebé envasados en bolsas a menudo tienen una alta densidad de energía y un alta proporción de azúcar”, señala la Dra. Mary Fewtrell, jefa de nutrición del Real Colegio de Pediatras y Salud Infantil.

Además, se encontró que muchas compañías alimenticias están fabricando productos nutricionalmente perjudiciales y están violando regulaciones oficiales sobre la alimentación infantil.

Al respecto, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), realizó una radiografía de una popular marca de papillas para bebés en México: Gerber.

Se encontró que además de contener azúcar añadida, también está elaborado con fruta de concentrado que es considerado un tipo de azúcar. Básicamente es fruta de concentrado, azúcar y almidón.

La cantidad de azúcar presente en un Gerber sabor a frutas de 113 gramos, equivale a tres cucharadas cafeteras de azúcar.

“Si bien la cantidad de azúcar es menor a 15%, que equivale al valor mínimo para obtener un sello que indique que el producto es alto en azúcares, es fundamental mencionar que una de las recomendaciones mundiales es no proporcionar azúcar añadida a niños menores de dos años”, señala Profeco.

Peligros de productos con azúcar añadida  

Desde etapas tempranas de la vida, el ser humano inicia la generación de buenos hábitos de alimentación, un proceso muy importante para mantener una buena salud a lo largo de la vida.

El consumo de azúcares altos a través de las papillas para bebé tiene un impacto negativo en la salud, ya que se asocia directamente con enfermedades como el sobrepeso, la obesidad, diabetes y otras enfermedades metabólicas.

“Cuando desde edades pequeñas hay habituación por sabores dulces, se genera a largo plazo un desplazamiento en el gusto por los sabores de alimentos naturales, lo que impacta negativamente en los hábitos de alimentación de los niños”, advierte la Profeco.

Los bebés solo deben consumir azúcar natural, como la proveniente de la fruta fresca, la leche o los productos lácteos sin azúcar.

“El exceso de azúcar es una de las principales causas de caries dental, la forma más común de enfermedad oral en niños que afecta al 23% de los niños de cinco años” indica la Dra. Fewtrell.

Agrega que si bien los bebés tienen preferencia por los sabores dulces, los padres no deben reforzar ese hábito.

“Los bebés están dispuestos a tratar distintos sabores cuando se les da la oportunidad y es importante que se les introduzca a una variedad de sabores, incluidos más alimentos amargos como brócoli y espinaca desde una edad temprana”

Lo mejor que puedes hacer es darle probaditas a tu bebé de algunas frutas sin la cáscara, como durazno, pera, manzana o plátano o que hagas papillas sin agregar azúcares o mieles.

SIGUE LEYENDO: Bebé nace sin piel por una rara enfermedad 

(Con información de BBC)


publicidad

publicidad

publicidad