publicidad

Otros

Insatisfacción comienza desde la niñez

Para poder tratar un cuadro general de insatisfacción es necesario, primero, identificarlo y reconocerlo, señaló psicoterapeuta.

  • 15/10/2012
  • 17:57 hrs.
La insatisfacción es no cumplir con un deseo o un gusto, no poder dar una respuesta ante una queja o algún sentimiento, es la respuesta a las condiciones de un marco social que engloba el consumismo y el individualismo más allá del éxito personal, dijo a SUMEDICO la psicoterapeuta Laura Martínez Morales (*).
 
“El ser humano que no alcanza a cumplir con los requerimientos sociales se plantea esas metas como inalcanzables y de ahí se produce un estado de insatisfacción por no cumplir con esos estándares”, explicó la especialista.
 
La psicoterapeuta señaló que la adultez depende de la manera como vamos construyéndonos desde la adolescencia, porque esa identidad se ve trastocada ya que se construye a partir del tener y no tener, “se busca siempre lo mejor y que se piensa: ‘soy en la medida de lo que tengo’, pero tampoco nos detenemos a pensar que como adolescentes dependemos del adulto y esas necesidades construidas por la sociedad se nos dificultan desde esa edad, afectando nuestra vida adulta”.
 
Un estado de insatisfacción general, cuando nada puede alimentar emocionalmente a una persona, puede distinguirse por asomos de depresión, ansiedad y problemas de autoestima, generando mucha inestabilidad emocional.
 
“El estado de insatisfacción puede generarse desde la niñez, inclusive, y puede ser el cimiento de estados violentos, lo que provoca una situación muy preocupante, porque vamos convirtiéndonos en personas apáticas, indiferentes a nosotros mismos y el entorno, provocando que no rindamos como se debe y tengamos problemas tanto en el trabajo como dentro de la familia”, explicó la especialista.
 
Esa es una situación muy recurrente para los padres de familia, de acuerdo con la experta, ya que para proveer a la familia con cosas más allá de las esenciales tienen que estar más en el espacio laboral y menos con la familia, entonces ésta demanda por más presencia, generando confusión: ¿qué es lo correcto: trabajar para que haya ingreso o disminuyo mis horas laborales y estoy con mi familia, pero qué les ofrezco económicamente?
 
Tratamientos
Para la especialista, cuando hay un caso de insatisfacción es posible buscar ayuda profesional, siempre y cuando se identifique y se reconozca que hay un problema, “porque muchas veces el entorno, el sistema y la cultura no permite la identificación, porque nos mimetizamos con los estándares y no nos cuestionamos si las cosas materiales no harán felices o mejores personas. Es posible buscar apoyo psicológico para abrir camino y reflexionar sobre lo que sucede en nuestro alrededor, si yo soy la persona que provoca los problemas y cómo puedo lidiar con ellos”, señaló.
 
El perfil de una persona insatisfecha, según la psicóloga, es alguien apático, falto de credibilidad en sí mismo y sus habilidades, sin energía para ejercer lo que sabe hacer y lo que aprende, “aunque también puede ser sumisa, plana, que se deja llevar por donde la lleve la vida sin anhelos ni deseos”, explicó la terapeuta.
 
No obstante, Laura Elena Martínez refirió también que en general no hay sintomatología concreta alrededor de la insatisfacción para hacer un diagnóstico inmediato, pero en términos generales es posible ir a los extremos: con mucha pasividad o mucha violencia.
 
Finalmente, explicó que la terapia para una persona insatisfecha se concentra en enseñar al paciente a lidiar con un entorno que no lo ayuda y en ese sentido explicarle que tiene habilidades y debe reconocerlas “a pesar de que la sociedad le dicte lo contrario. Debe aprender a buscar espacios o momentos en donde pueda hallar esa satisfacción personal, ampliándola a otros entornos, espacios de desarrollo en donde sí puede disfrutar”, concluyó.
 
(*) Dra. Laura Elena Martínez Morales
Psicóloga
laura_elenam@hotmail.com

publicidad

publicidad

publicidad