publicidad

Guía para cortar las uñas de un bebé por primera vez en casa
Embarazo y Bebé

Guía para cortar las uñas de un bebé por primera vez en casa

Foto: tomada de la web

No tengas miedo de cortar las uñas de un bebé, aunque es difícil la primera vez, la técnica adecuada garantiza que no haya accidentes

  • SUSANA CARRASCO
  • 09/06/2020
  • 13:51 hrs.

Cortar las uñas de un bebé por primera vez puede causar mucha preocupación en los padres, especialmente cuando son primerizos, pues tienen miedo de lastimarlo o hacerlo de forma incorrecta. Sin embargo, puede ser relativamente sencillo, solo debes asegurarte de hacerlo en el momento ideal y con la técnica adecuada.

Las uñas de un bebé no pueden estar demasiado largas porque se corre el riesgo de que rasguñen su carita y se causen heridas innecesarias, pero antes de que te aceleres y corras por el cortaúñas, hay algunas cosas que debes saber.

No puedes cortar las uñas en los primeros días de nacido, ni siquiera si nace con sus uñitas un poco largas, toma nota de los pasos que debes seguir y los errores que debes evitar. 

Cortar las uñas de un bebé

En principio, las uñas de un bebé son muy blandas y quebradizas y la recomendación es esperar a que se endurezcan un poco para que el proceso sea más sencillo. En caso de que el bebé nazca con sus uñitas un poco largas, es ideal es usemos una lima suave para reducir el largo sin miedo a lastimarlo o causarle heridas como cortadas.

Si las uñas del bebé ya están un poco más duritas, será el momento de cortarlas. Necesitas un cortaúñas especial para bebé o incluso, puedes usar tijeras de punta redonda para niños. De acuerdo a la American Academy of Pediatrics, un buen momento para cortar las uñas del bebé es después del baño, aunque también puede hacerse cuando el pequeño esté tranquilo, preferentemente cuando duerme.

En las primeras semanas de nacido, los dedos del bebé son tan pequeños y las uñas crecen tan rápido, que es probable que tengas que recortarlas hasta dos veces a la semana. En el caso de las uñas de los pies, no será necesario un corte tan continuo, pues crecen de forma más lenta y por lo general, son más suaves y flexibles. Cortarlas una vez a la semana será suficiente.

TAMBIÉN LEE: 10 razones por las que un bebé no para de llorar

Usa la técnica adecuada

Asegúrate de que hay una correcta iluminación en el lugar donde cortarás las uñas del bebé y sobre todo, procura que no se mueva demasiado y que esté muy tranquilo. Sostén uno de sus deditos y empieza a cortar, pero no rebajes demasiado, solo recorta lo necesario para que no se rasguñe. Si lo dejas muy al ras puede ser doloroso para el pequeño.

Ten especial cuidado en que no queden puntas o irregularidades que puedan clavarse en la piel del dedo cuando la uña vuelva a crecer. Haz un corte firme y parejo. Es preferible colocar la uñita hacia abajo y hacer presión a la yema para que se separe un poco hacia atrás. La firmeza con que se hace el corte de las uñas es la principal clave para tener éxito. Los nervios solo nos vuelven más torpes y ponen en peligro la salud del pequeño.

Limpia perfectamente la ropa del bebé y las superficies cercanas, ya que, aunque parecen trozos diminutos e inofensivos, las uñas que has cortado representan un peligro porque podrían llegar a su boca o a sus ojos. También asegúrate de guardar el cortaúñas del chiquito en un lugar limpio y sin humedad y que sea para su uso exclusivo. 

Nunca muerdas las uñas del bebé

Por extraño que parezca, algunos padres muerden las uñas de sus hijos como una forma de recortarlas por miedo a lastimarlos con el cortaúñas, pero hacerlo es un grave error porque se aumenta el riesgo de una enfermedad llamada panadizo herpético (una infección en un dedo o en el pulgar, causada por el virus del herpes simple).

Lo ideal es cortar las uñas del bebé cuando está tranquilo o incluso durmiendo, sin embargo, conforme vayan creciendo, lo mejor es ir incorporando esta práctica de higiene a sus hábitos para que lo vea como algo natural y no tenga temores.

¿Lo ves? Cortar las uñas de un bebé es muy sencillo, solo debes hacerlo con mucha seguridad y con los elementos adecuados para que no sea algo traumático para el pequeño. Con la práctica será cada vez más fácil, así que ten paciencia.

SIGUE LEYENDO: Lo que el aspecto de la lengua de un bebé dice de su salud


publicidad

publicidad

publicidad