publicidad

¿Existen movimientos y posiciones para facilitar el parto?
Embarazo y Bebé

¿Existen movimientos y posiciones para facilitar el parto?

Foto: Pinterest

La mayoría de las veces la mujer da a luz acostada boca arriba pero es importante tratar de hacer las posiciones para facilitar el parto

  • SUSANA CARRASCO
  • 01/06/2020
  • 14:00 hrs.

Estudios han comprobado que existen posiciones para facilitar el parto, pues el movimiento ayuda a controlar el dolor y la velocidad con que sale el bebé, lo que reduce significativamente el riesgo de complicaciones. Conoce cómo debes moverte para que el nacimiento de tu bebé sea mucho más sencillo.

De hecho, puedes prepararte desde antes de que llegue el momento del parto, pues un ensayo clínico realizado por investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) encontraron que la práctica regular de ejercicio físico durante el embarazo aligera el trabajo durante el parto y reduce más de 50 minutos el proceso.

Posiciones para facilitar el parto

¿Sabías que hay posiciones que ayudan a controlar el dolor y la velocidad del parto? Es necesario mantenerse activa tanto como se pueda y de acuerdo a Mayo Clinic, no hay una posición perfecta, sin embargo, probar diferentes posiciones puede ayudarte a sentirte más en control y a sobrellevar el dolor.

A medida que avanza tu parto, intenta distintas posturas hasta que encuentres una que te ayude a sentirte cómoda. Aquí te decimos cuáles son los mejores movimientos y posiciones para facilitar el parto:

1. Inclinada hacia adelante

Tanto de pie como arrodillada, inclinarte hacia adelante puede aliviar significativamente el dolor lumbar y facilitarte el descanso, al mismo tiempo que ayuda a que la pelvis se mantenga en una postura correcta. Lo ideal es que intentes apoyar los antebrazos en una cama, sofá o almohada, así estarás mucho más cómoda.

2. Cuatro patas

Con esta posición en la que te balanceas a cuatro patas, alivias el dolor de espalda y puede ser un cambio de postura agradable mientras el bebé se prepara para salir. Debes apoyar los pies y las rodillas en toallas dobladas o almohadas. Si te duelen las muñecas, sube un poco y apóyate sobre una pila de cojines, una pelota de gimnasia o tu propia pareja si es posible.

TAMBIÉN LEE: Recomendaciones para hacer ejercicio en casa durante el embarazo

3. De lado

Esta es una de las posiciones para facilitar el parto que puedes hacer en la cama mientras descansas. Solo intenta recostarte sobre un lado, preferentemente el izquierdo, con tu pierna opuesta elevada con ayuda de un cojín, así mantendrás los huesos de la pelvis separados y el bebé podrá avanzar por el canal de parto más rápido.

De igual manera, esta postura puede disminuir el riesgo de desgarros vaginales durante el parto.

4. En cuclillas

Con esta postura permites que la pelvis se abra completamente y que el cóccix y el sacro se desplacen hacia atrás. Además, la gravedad puede facilitar el descenso del bebé para que el parto sea más rápido.

Puede resultar un poco cansado hacer esta posición, por lo que en la fase inicial del parto se recomienda sentarse sobre una pelota de gimnasia y en la segunda fase, cuando empieces a pujar, debes usar una silla de parto o un taburete.

Los beneficios de estar en cuclillas es que se acorta la segunda fase del parto y reduce la necesidad de parto asistido y de episiotomía, sin embargo, se debe hacer siempre bajo supervisión médica porque puede aumentar la hemorragia al empujar.

5. Estocadas

Las estocadas pueden aliviar el malestar de la parte inferior de la espalda. Levanta un pie sobre una silla resistente. Inclínate suavemente hacia el pie levantado durante la siguiente contracción. Si una silla es demasiado alta para tu comodidad, usa un reposapiés.

6. Movimientos

Aunque en la mayoría de los hospitales se acostumbra tener los partos con la mujer acostada boca arriba, es importante que intentes pasar tanto tiempo como puedas de pie y en movimiento al menos durante la primera fase del parto. Estando de pie se amplía ligeramente el diámetro de la pelvis, se reduce la presión sobre los nervios de la columna y se facilita que la gravedad ayude al bebé a bajar.

Mientras caminas, la cabeza del bebé avanza por el cérvix de forma más directa y regular, lo que hace que las contracciones sean menos y más eficientes.

Camina despacio, balancéate y desplaza el peso de un pie a otro, siempre respirando a profundidad para mejorar la circulación sanguínea.

Si sientes una contracción, pon mayor atención a la respiración y evita tensar tu cuerpo, haz un esfuerzo por relajar tus músculos.

En comparación con estar acostada, andar, sentarse y arrodillarse puede acortar la primera fase del parto y reducir la necesidad de epidural hasta en un 17%, así que prepárate con ejercicio físico y cuando llegue el momento, realiza las posiciones para facilitar el parto.

SIGUE LEYENDO: ¿Por qué es malo roncar durante el embarazo?


publicidad

publicidad

publicidad