publicidad

¿Estás embarazada y con ganas de limpiar? Podrías tener este síndrome
Embarazo y Bebé

¿Estás embarazada y con ganas de limpiar? Podrías tener este síndrome

Si estás en la última etapa de tu embarazo y te dan ganas de limpiar, podrías tener este síndrome

  • MELISSA SIERRA
  • 13/08/2020
  • 11:14 hrs.

Si tu embarazo está a punto de llegar a término y sin razón aparente comienzas a obsesionarte con la limpieza de tu casa, podrías tener el "síndrome del nido", y tu bebé puede estar a punto de llegar.

El síndrome del nido, también conocido como instinto de anidamiento, es un estado de hiperactividad que afecta a las mujeres a partir del tercer trimestre de embarazo, y se caracteriza por las ganas instintivas, e incluso obsesivas, de limpiar y acomodar.

Este síndrome es más común entre las madres primerizas, y se le conoce como síndrome del "nido" por la necesidad de las futuras madres de tener todo listo en el hogar para la llegada de su bebé.

También lee: Fumar marihuana en el embarazo aumenta el riesgo de autismo

¿Cómo se presenta el síndrome del nido?

El síndrome del nido no afecta a todas las mujeres embarazadas, además de que puede presentarse de forma leve, en el que la futura madre decida acomodar ligeramente el hogar, o de forma obsesiva, donde incluso pierda el sueño por la idea de acomodar, de acuerdo Aramando Bastida, enfermero y especialista en pediatría para Bebés y más.

El instinto de anidamiento es una reacción natural de las futuras madres ante la ansiedad y deseo de la llegada del bebé, el cual también puede presentarse en algunos animales, quienes preparan un nido para recibir a su cría.

Algunas señales de que estás pasando por el síndrome del nido son:

-Sentir la necesidad de tener toda la casa ordenada, incluso cuando antes del embarazo no eras tan ordenada.

-Deseo de ordenar la habitación del nuevo bebé, incluso más de una vez y con mucho tiempo de antelación.

Además, prioriza tu tiempo y energía en limpiar las cosas realmente necesarias, como tu habitación, la del bebé y la cocina, pues no es necesario que todos los armario estén impecables para la llegada del bebé.

De igual forma, no hagas esfuerzos innecesarios que puedan causarte lesiones, en caso de que necesites realizar una tarea que pueda ponerte en riesgo o a tu embarazo, pide ayuda y dosifica tus fuerzas.


publicidad

publicidad

publicidad