publicidad

¿Es seguro tomar antiácidos en el embarazo para reflujo y gastritis?
Embarazo y Bebé

¿Es seguro tomar antiácidos en el embarazo para reflujo y gastritis?

Se debe tener cuidado con la toma de antiácidos en el embarazo. Foto: Pexels

Muchos son de venta libre pero los expertos recomiendan mantener algunas precauciones al tomar antiácidos en el embarazo

  • SUSANA CARRASCO
  • 09/07/2020
  • 14:06 hrs.

La acidez estomacal es una molestia común durante la gestación y hay casos en que la mujer puede experimentar esta experiencia por primera vez durante esta etapa, lo que hace que muchas se pregunten qué tan seguro es tomar antiácidos en el embarazo para aliviar el reflujo y la gastritis.

Aunque la acidez y el reflujo son problemas leves que no deben causar mucha preocupación, si pueden ser molestos y afectar la calidad de vida, por ello, es fundamental aprender cómo disminuirlos de forma segura en el embarazo.

Conoce si es recomendable o no tomar antiácidos de venta libre en esta etapa y los posibles efectos que pueden llegar a tener si no sigues las precauciones adecuadas.

Antiácidos en el embarazo, ¿son recomendables?

La American Pregnancy Association (APA) señala que la acidez o el ardor en el estómago, también conocida como reflujo, es una sensación de ardor que a menudo se extiende en la parte inferior del esternón hasta la garganta y en el embarazo, es causado por los cambios hormonales y físicos que sufre el cuerpo.

Cuando estás embarazada, la placenta produce una hormona llamada progesterona que relaja los músculos lisos del útero para que el bebé crezca, pero también relaja la válvula que separa el esófago del estómago, lo que permite que los ácidos gástricos o del estómago, se filtren y suban, provocando la sensación de ardor desagradable.

Si además hay antecedentes de gastritis, el problema puede empeorar. Esto hace que muchas embarazadas se planteen la posibilidad de tomar antiácidos de venta libre y al respecto, los especialistas recomiendan modificar la alimentación para evitar las molestias de forma natural sin la necesidad de tomar medicamentos, puesto que algunos podrían generar más daños que beneficios.

¿Qué pasa si tomo antiácidos sin consultarlo con el médico?

Un estudio llamado "Seguridad de los medicamentos gastrointestinales en el embarazo" y realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Montevideo, señala que todos los fármacos, incluso los de venta libre que afirman ser seguros, atraviesan la placenta y según la etapa de la gestación en que se ingieran, pueden tener efectos secundarios en el desarrollo del bebé.

No hay antiácidos desarrollados especialmente para el embarazo, por lo que se debe tener mucho cuidado pues la evidencia sugiere que, en las primeras semanas, puede alterar el desarrollo del embrión y al paso de los meses, causar alteraciones que deriven en un parto prematuro, bajo peso al nacer y alteraciones en el sueño del bebé.

TAMBIÉN LEE: Ejercitarse en el embarazo aumenta los beneficios de la leche materna



Especialmente si se ingieren en cantidades excesivas, los antiácidos en el embarazo pueden causar problemas debido a que contienen ingredientes como los fosfatos de aluminio, el hidróxido de magnesio, carbonato de calcio y bicarbonato de sodio. En algunos casos, contienen colorantes y saborizantes artificiales.

Consejos para aliviar la acidez en el embarazo

La recomendación es seguir un estilo de vida saludable que ayude a aliviar las molestias causadas por la acidez estomacal de manera natural y en ese sentido, la APA aconseja lo siguiente a todas las embarazadas:

1. Se deben evitar alimentos y bebidas irritantes: Como la cafeína, el chocolate y alimentos ácidos como los cítricos y los jugos, los tomates, la mostaza y el vinagre. También se debe limitar el consumo de carnes procesadas, productos de menta y picantes o guisos muy condimentados y fritos.

2. Control de las porciones de comida: En el embarazo no se debe comer en exceso, porque eso empeora la acidez, lo ideal es comer varias comidas pequeñas al día y tomarse el tiempo para masticar completamente los alimentos.

3. No se debe tomar mucha agua al comer: Con la comida puedes tomar solo un vaso de agua para evitar que el estómago se inflame demasiado y distribuir el resto a lo largo del día, de manera que se tomen de ocho a diez vasos en total.

4. Se puede masticar chicle: Masticar chicle estimula las glándulas salivales y ello ayuda a neutralizar el ácido estomacal.

5. Hay que cenar temprano: Evita cenar muy cerca de la hora en que te acuestas a dormir, toma en cuenta que tu estómago tarda entre dos y tres horas para digerir la comida, así que cena temprano, de lo contrario, tendrás reflujo.

Es normal tener reflujo y otras molestias estomacales mientras el bebé crece en el vientre, pero siempre se debe consultar con el especialista antes de tomar cualquier remedio o antiácidos en el embarazo.

SIGUE LEYENDO: La verdad de los 7 mitos sobre el embarazo más comunes


publicidad

publicidad

publicidad