publicidad

¿Es peligroso broncearse durante el embarazo?
Embarazo y Bebé

¿Es peligroso broncearse durante el embarazo?

Se deben tomar muchas precauciones al tomar el sol embarazada. Foto: PEXELS

Broncearse durante el embarazo tiene más riesgos que beneficios, especialmente porque los cambios hormonales hacen la piel mucho más sensible

Lucir una piel bronceada puede ser muy atractivo, sin embargo, es importante tomar algunas precauciones, especialmente cuando se atraviesa por una gestación. ¿Es peligroso broncearse durante el embarazo? Esto es todo lo que debes saber al respecto.

Los rayos ultravioletas de onda corta (UVB) y de onda larga (UVA) tienen diversos efectos sobre la piel, todo dependerá de la intensidad y el tiempo que pasamos expuestos.

(Foto: Freepik) 

Durante el embarazo, ocurren algunos cambios que podrían hacer más susceptible a la mujer de experimentar efectos negativos por abusar de la exposición al sol. Sigue leyendo para conocer todos los riesgos y precauciones que debes tomar en cuenta.

Broncearse durante el embarazo 

Tomar el sol no es malo, sin embargo, debe hacerse con mucho cuidado, no excediendo los 20 a 30 minutos de exposición, pues así se obtienen beneficios como la producción de vitamina D que favorece una buena salud ósea tanto para la madre como para el bebé.

Lo más saludable es recibir la luz del sol en horas de poca intensidad, como por la mañana, antes de las 11 o por la tarde, después de las 5.

Broncearse requiere de estar mucho tiempo en el sol y hacerlo durante el embarazo puede ser mucho más peligroso.

(Foto: Pexels) 

TAMBIÉN LEE: ¿Qué causa el hipo de un bebé dentro del vientre y cómo se percibe? 

Esto se debe a que durante la gestación, la piel es mucho más sensible por las alteraciones hormonales y el aumento de la irrigación sanguínea. Por ello, cuando hay una exposición prolongada al sol con el fin de broncearse, pueden surgir efectos negativos como:

1. Melasma

Se trata de manchas de color oscuro en la piel que surgen por el aumento en la producción de la hormona progesterona. Aparecen en la cara, en la zona del bigote, los pómulos y la frente. La gravedad de las manchas dependerá del tiempo en el sol y las pieles más oscuras son más propensas.

Una vez que salen estas manchas en el embarazo, es muy difícil que desaparezcan.

(Foto: Freepik) 

2. Melanoma

Es un tipo de cáncer de piel que surge cuando los melanocitos crecen fuera de control. El riesgo aumenta cuando hay una predisposición genética pero también cuando se abusa de la exposición solar. Las pieles blancas son mucho más sensibles al daño.

3. Alteraciones del ácido fólico

Este es uno de los peores riesgos de broncearse durante el embarazo, pues de acuerdo con la American Pregnancy Association, algunos estudios vinculan la exposición continua a los rayos UV con la deficiencia de ácido fólico. El ácido fólico previene defectos del tubo neural, como la espina bífida, y es especialmente importante en el primer trimestre.

4. Sarpullido

Debido a que la piel de una mujer embarazada es especialmente sensible por los cambios hormonales, el exceso de sol puede aumentar el riesgo de quemaduras y sarpullido por calor o urticaria.

5. Sobrecalentamiento

Esto aplica especialmente para las camas de bronceado, pues se ha visto que cualquier actividad que pueda aumentar la temperatura del cuerpo, como las saunas y el bronceado artificial causa un sobrecalentamiento, un fenómeno que en el embarazo, está asociado con malformaciones de la columna vertebral de los bebés o la espina bífida.

(Foto: Pexels) 

¿Cómo protegerse del sol durante el embarazo?

Durante el embarazo es especialmente importante protegerse de los rayos del sol y para ello, se debe procurar no exceder los 15 minutos de exposición, intentando hacerlo en aquellas horas en que la intensidad de los rayos es menor.

Si es necesario tener una exposición más prolongada hay que asegurarse de aplicar productos de fotoprotección como bloqueador solar de amplio espectro (SPF 30 o más) los cuales deben aplicarse de 30 a 60 minutos antes de estar bajo los rayos del sol y se deben reaplicar cuantas veces sea necesario, sobre todo si se hicieron actividades acuáticas. 

No está de más usar prendas que protejan la mayor parte del cuerpo, así como sombreros y lentes de sol. La hidratación también es fundamental durante esta etapa.

Ahora que ya conoces los riesgos de broncearse durante el embarazo puedes estar segura de que causa más problemas que beneficios y que lo mejor es esperar a que nazca tu bebé antes de someterte a estos procedimientos.

SIGUE LEYENDO: ¿Tu bebé tiene manchas en la piel? Puede tratarse de parche salmón 

(Con información de American Pregnancy Association y Mejor con Salud)


publicidad

publicidad

publicidad