publicidad

¿En qué momento los niños deben usar zapatos?
Ser padres

¿En qué momento los niños deben usar zapatos?

(Foto: Pinterest)

Los primeros zapatos que deben usar los niños tienen que ser cómodos y flexibles.

Los bebés dan sus primeros pasos descalzos, descubren el mundo a través de sus sentidos, el gusto, la vista, y el tacto. Para garantizar el buen desarrollo y crecimiento de los pies de los niños así como para que reciban todos los estímulos, se recomienda que los bebés no llevan calzado durante sus primeros meses de vida. Pero, ¿en qué momento los niños deben usar zapatos?

Saber en qué momentos los niños deben usar zapatos es fundamental para los papás, ya que empezar a ponerles calzado a los bebés cuando aún no lo requieren puede resultar contraproducente.

¿En qué momento los niños deben usar zapatos?

Tras los primeros pasos, los calcetines no son suficientes para amortiguar los impactos causados por los distintos tipos de suelos, pero todavía, por ser pequeños, necesitan un calzado que no solo les brinde soporte sino la suficiente flexibilidad en sus pies para que se desarrollen con normalidad y no generen ningún daño muscular.

Los pies son el soporte natural, gracias a ellos podemos ser capaces de caminar, correr, mantenernos de pie por largos ratos e incluso forman un papel importante en el equilibrio y la orientación espacial. Conforme los niños crecen, el pie va adquiriendo mayor fuerza, forma y soporte adecuado para una vida sana.

(Foto: Pinterest)

Los primeros zapatos deben ser flexibles y cómodos para los niños

Durante los primeros 3 o 4 años de la vida del pequeño, se le debe otorgar mucha libertad al andar con el uso de zapatos cómodos y muy ligeros, que se sientan como parte de su propio pie, en lugar de algo restrictivo o incómodo.

¿Cómo deben ser los zapatos de los pequeños?

Como ya te lo dijimos antes, el pequeño deberá usar sus primeros zapatos cuando empiece a dar sus primeros pasos y los zapatos deben tener las siguientes características:

-Suelas flexibles y de volumen fino: los zapatos deben poder doblarse con facilidad en la zona de la planta superior del pie, esto para que el niño pueda realizar el movimiento natural al andar.

-Evitar las suelas duras: no se deben comprar zapatos que no tengan tanta flexibilidad en la planta, pues evitaría un desarrollo normal del pie.

-Ancho para evitar que comprima los dedos de los pies: hay que recordar que el niño necesita de movimiento libre para poder utilizar sus pies de forma adecuada mientras crece, así que no podemos restringir la libertad natural de sus dedos.

Debe estar hecho de material transpirable: Esto permitirá refrescar el pie del pequeño.

(Foto: Pinterest)

Hay que tener en cuenta que el pequeño es quien debe decidir cuál es el mejor zapato para sus pies, con cuál se siente más cómodo, en lugar de presionarlos para utilizar uno en específico. Los pies de los niños no son iguales a los pies de los adultos y por ende tienen necesidades diferentes que deben ser atendidas.

Sigue leyendo: Tener contacto directo con tu bebé puede hacerlo más inteligente

(Con información de: Guía Infantil y Ser padres)

publicidad

publicidad

publicidad