publicidad

Diferencias entre el calostro y la leche materna madura
Embarazo y Bebé

Diferencias entre el calostro y la leche materna madura

El calostro es considerado oro líquido para los bebés. Foto: Created by Freepik

Se cree que el calostro es un tipo de leche materna de mala calidad, pero los expertos señalan que es el mejor alimento en los primeros días del recién nacido

  • SUSANA CARRASCO
  • 03/08/2020
  • 13:28 hrs.

Las madres primerizas suelen tener muchas dudas acerca de la lactancia materna, especialmente sobre el llamado calostro, que es un líquido que precede a la leche materna y que, según los expertos, aporta múltiples beneficios, pero ¿cuáles son las diferencias entre el calostro y la leche materna madura?

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, te contamos todo acerca de este considerado "oro líquido" y sobre la importancia que tiene en el desarrollo de tu bebé.

Amamantar al bebé desde la primera hora del nacimiento es fundamental, ya que la leche materna es el mejor alimento para los bebés y se aportan anticuerpos que ayudan al pequeño a evitar que se enferme, pero darles calostro como su primera comida, tiene beneficios adicionales que no puedes dejar pasar. Toma nota.

Calostro y leche materna madura, ¿cuál es la diferencia?

De acuerdo con expertos de la American Academy of Pediatrics, el calostro proporciona todos los nutrientes y líquidos que un recién nacido necesita en sus primeros días de vida. Además, el calostro tiene la principal función de proteger al bebé de infecciones, ya que contiene muchos elementos de defensa, como oligosacáridos, linfocitos, lactoferrina, inmunoglobina A, que son vitales para el recién nacido con un sistema inmune todavía inmaduro.  

TAMBIÉN LEE: Lo que no sabías de la placenta, el único órgano temporal del cuerpo

A diferencia de la leche materna madura, el calostro tiene un color y un espesor distintos, pues se caracteriza por ser un líquido más espeso y de tono amarillo, que la mujer produce durante los primeros tres o cuatro días de vida del bebé. En cuanto a la composición, el calostro comparado con la leche materna tiene un mayor contenido de proteínas, un poco menos de azúcar y considerablemente menos grasa.

Al respecto, Myriam Triana Junco, pediatra-neonatóloga, explica a Web Consultas que la composición del calostro es todo lo que un recién nacido necesita en sus primeros días de vida, ya que se trata de un líquido con menos lactosa y grasa, pero muchas más proteínas, vitaminas liposolubles, betacarotenos y minerales como el sodio y zinc. Además, tiene un poco de menos cantidad de calorías, pues se estima que 100 ml tienen 67 kcal, mientras que la leche materna madura tiene 75 kcal.

¿Es suficiente la cantidad de calostro para el bebé?

En algunos casos, la mujer que recién dio a luz puede sentir que sus pechos no están lo suficientemente llenos para amamantar al bebé, pero se tiene la cantidad suficiente de calostro para alimentarlo, pues el cuerpo lo producirá durante varios días después del parto hasta que la leche materna aumente en cantidad y se vuelva más cremosa o blanca. A este periodo muchas madres lo consideran como el momento en que "baja la leche". En esta etapa, los pechos pueden estar más suaves y flexibles, pero es normal y, de hecho, facilita que el bebé aprenda a succionar.

Los bebés suelen empezar a tomar pequeñas cantidades de calostro, perfectamente ajustadas a la capacidad del estómago del recién nacido, con tomas de mayor o menor duración, pero que se pueden repetir entre 8 y 12 veces al día. La toma de calostro cubre las necesidades del bebé en sus primeros días, pero también le permite aprender a coordinar la succión-deglución-respiración.

"Por su diferente composición a la leche materna madura, el calostro facilita su digestión y la eliminación del meconio, permite la adecuada colonización del intestino, además de tener la osmolaridad adecuada a los riñones, aún inmaduros, del recién nacido", señala la especialista. En ese sentido, es fundamental colocar al bebé recién nacido piel con piel contra el seno, así lo ayudaremos a que huela el calostro y quiera engancharse y empezar con su primera alimentación.

Mitos en torno al calostro

A pesar de que el calostro es un líquido valioso y sumamente nutritivo para los bebés, aún perduran muchos mitos al respecto, lo que puede causar confusión y que se desperdicien sus valiosos beneficios.

Uno de estos mitos indica que el calostro es leche de mala calidad solo porque tiene un color amarillento, incluso hay quienes afirman que es leche podrida que ha estado en el pecho materno durante mucho tiempo. Pero es completamente falso, el color amarillo se debe a los betacarotenos que contiene, una sustancia que también se encuentra en alimentos como la zanahoria.

Las madres también creen que no se debe dar el pecho al bebé hasta que el calostro haya salido y comience a producirse la leche materna madura, pero los expertos insisten en que la lactancia debe iniciarse tan pronto como sea posible, idealmente en la primera hora después del parto, ya que así se favorece el éxito de la toma del pecho y que el pequeño reciba todas las propiedades de este valioso líquido. Así que olvídate de las creencias que afirman que el calostro es de mala calidad, pues se ha demostrado que es "oro líquido" para los bebés, debido a sus propiedades protectoras y digestivas.

SIGUE LEYENDO: ¿Por qué un bebé pide pecho constantemente? 


publicidad

publicidad

publicidad