publicidad

¿Debo preocuparme si tengo más sed en el embarazo?
Embarazo y Bebé

¿Debo preocuparme si tengo más sed en el embarazo?

Tener sed en el embarazo a veces alerta complicaciones graves. Foto: freepik

Todas las mujeres experimentan sed en el embarazo pero la mayoría no conoce lo que significa este síntoma

  • SUSANA CARRASCO
  • 22/06/2020
  • 15:09 hrs.

La sed en el embarazo es uno de los síntomas más frecuentes y aunque en general no es algo malo, en algunos casos sí podría indicar complicaciones tan graves como la diabetes gestacional. Por ello, es importante que sepas hasta qué grado la sed puede ser normal y cuándo debería empezar a preocuparte.

Una mujer embarazada debe incrementar la cantidad de agua que toma, pues es necesaria para formar la sangre, el líquido amniótico y el cuerpo del bebé, por lo que, hasta cierto punto, la sed en el embarazo es normal.

A partir de la séptima semana de embarazo es común percibir un incremento en la sensación de sed, que se puede manifestar a cualquier hora del día, pero suele ser más común en la tarde-noche. Tomar la cantidad suficiente de agua en la gestación tiene muchos beneficios que a continuación te contaremos.

Sed en el embarazo

Aliviar la sed en el embarazo aumentando la cantidad de líquido que se ingiere todos los días es fundamental para el buen desarrollo del bebé y también para que algunas molestias no sean tan intolerables. Estos son los principales beneficios de tomar agua en la gestación

1. Disminuye molestias

El agua natural es la mejor forma de aliviar la sed en el embarazo y también lo es para evitar molestias tan comunes en esta etapa como los problemas digestivos, especialmente el estreñimiento. También evita los dolores de cabeza y favorece una correcta circulación sanguínea tanto para ti como para tu bebé.

De igual forma, el agua en el embarazo mejora la comunicación celular de todo el cuerpo, controla el apetito y hasta puede prevenir el desarrollo de hemorroides.

Otra ventaja de aumentar el consumo de líquidos en esta etapa es que garantizas una oxigenación adecuada de todo tu cuerpo, pues se requiere mucha agua para poder respirar correctamente.

2. Ayuda a producir líquido amniótico

Si tomas suficiente agua en el embarazo ayudas a una buena producción de líquido amniótico, por lo que disminuyes el riesgo de malformaciones u otras complicaciones en el bebé.

TAMBIÉN LEE: 5 cuidados especiales durante un embarazo múltiple

3. Reduces las infecciones urinarias

Una de las principales recomendaciones para prevenir las infecciones urinarias en el embarazo es tomar abundantes líquidos, pues de esta manera se produce la orina suficiente para limpiar la vejiga y los riñones de patógenos que pueden causar problemas en el tracto urinario que pueda complicarse y afectar al bebé.

4. Tu piel se ve linda

Las hormonas durante el embarazo pueden traer muchos cambios en tu piel, algunos positivos y otros no tanto, sin embargo, si tomas suficiente agua aseguras que se vea linda y firme, porque la hidratación mejora la salud de la piel y la hace ver limpia.

5. Garantizas producción de leche materna

La leche materna está compuesta principalmente de agua, ya que se calcula que hasta un 87% es este líquido vital. Por ello, es muy importante que a lo largo del embarazo tomes mucha agua, así producirás las cantidades adecuadas para darle a tu bebé la mejor nutrición.

Lo ideal es que tomes por lo menos dos litros de agua al día, que puedes repartir entre vasos de agua simple, sopas, caldos, tés, leche y frutas con mucho líquido como la sandía. 

Sed también puede ser diabetes gestacional

Como lo mencionamos, tener un poco más de sed en el embarazo es normal y necesario para un correcto desarrollo del pequeño, no obstante, si se presenta de forma excesiva y que no cede tomando abundantes líquidos, puede ser una señal de alarma de diabetes gestacional.

Mayo Clinic alerta que cualquier mujer puede desarrollar esta enfermedad en el embarazo, incluso si era sana antes de concebir, por lo que se debe estar muy atenta a los posibles síntomas. Al igual que otros tipos de diabetes, la diabetes gestacional causa un alto nivel de glucosa sanguínea que puede afectar al bebé. En las mujeres embarazadas, esta enfermedad no suele producir síntomas evidentes, pero se ha detectado que el aumento de la sed y la necesidad de orinar con mayor frecuencia pueden alertarlo.

Hasta ahora no se sabe porqué una mujer desarrolla diabetes gestacional, aunque el exceso de peso antes del embarazo a menudo juega un papel importante. Los niveles hormonales en esta etapa cambian, lo que dificulta que el cuerpo procese la glucosa sanguínea de manera eficiente. Las consecuencias de padecer diabetes gestacional y no controlarla adecuadamente pueden ser muy graves, como infecciones urinarias recurrentes, partos prematuros, bebés muy grandes al momento de nacer, cesárea de emergencia, mayor riego de asma, reflujo y alergias en el pequeño, así como mayor riesgo de obesidad infantil.

Recuerda, si tienes antecedentes de diabetes gestacional y empiezas a sentir exceso de sed en el embarazo, es ideal que acudas al médico a realizarte un chequeo para descartar cualquier problema y en caso de desarrollarlo, actuar oportunamente para disminuir los daños en el bebé.

SIGUE LEYENDO: Juguetes sexuales que pueden ser peligrosos en el embarazo


publicidad

publicidad

publicidad