publicidad

¿Cómo regañar a tus hijos de forma saludable?
Ser padres

¿Cómo regañar a tus hijos de forma saludable?

El regaño es parte de la disciplina de un niño, te decimos cómo poder hacerlo de forma saludable

  • MELISSA SIERRA
  • 13/08/2020
  • 18:36 hrs.

Parte del desarrollo de los niños es enseñarles a distinguir entre lo bueno y lo malo, las acciones correctas y lo que no se debe de hacer, proceso que muchas veces conlleva regaños y llamadas de atención.

Sin embargo, llamarle la atención a los hijos no siempre tiene que ser una tarea agresiva o llena de gritos, puede ser un proceso positivo y eficaz en el que el regaño a los menores sea saludable y paciente.

De acuerdo con la American Academy of Pediatrics (AAP), el regaño conlleva prácticas positivas que enseñan a los niños de forma eficaz a controlar su comportamiento y mantenerlos a salvo, mientras continúan con un sano desarrollo. 

También lee: Las consecuencias de minimizar las emociones de los niños

Estrategias para regañar a los niños de forma saludable

Algunas de las prácticas saludables para regañar a los niños que indica la AAP, son:

-Sea un ejemplo

La mejor forma de educar a un niño es mediante el ejemplo, pues los menores repetirán las buenas y malas acciones de su padre. En el proceso deberá enseñar la diferencia entre lo bueno y lo malo con acciones y palabras calmadas.

-Ponga límites

Las reglas que va a aplicar sobre los menores deben ser explicadas de forma clara y coherente para que sus hijos puedan entenderlas y seguirlas. Cada regla tiene que ser explicada conforme a la edad del pequeño.

-Ponga atención

Todos los niños requieren que sus padres les pongan atención, pues a través de ésta, los menores aprenderán sobre los buenos comportamientos y se les hará notar cuando se estén portando mal en el momento en que lo hagan.

También lee: Niños que desobedecen constantemente podrían sufrir de un trastorno

-Escuche lo que sus hijos dicen

Antes de comenzar la llamada de atención, escuche lo que sus hijos tienen que decir con respecto al problema, esto para averiguar las razones del mal comportamiento y encontrar juntos una solución. Cuando se presentan comportamientos con ciertos patrones, como la envidia, hable con el menor para que entienda el problema en lugar de enfocarse en el castigo.

-Determine consecuencias

Cada mal comportamiento debe tener una consecuencia que sea explicada al infante de forma clara. Por ejemplo, dígale que si no recoge sus juguetes, usted los guardará y ya no podrá jugar con ellos. Sea firme con las consecuencias y no ceda después de unos minutos.

-Sepa cuando no reaccionar

Algunos comportamientos de los niños tienen consecuencias negativas incluso sin un regaño de por medio. Un ejemplo de ello es cuando un niño tira sus galletas y se queda sin más botana. Sin necesidad de una llamada de atención el niño aprenderá lo que sucede si continúa con ese comportamiento.

-Oriente su mal comportamiento

En algunas ocasiones los niños se portan mal porque están aburridos y no saben qué hacer, en ese caso, ayúdelos a encontrar actividades en qué ocupar el tiempo para reorientar su comportamiento.

-Reconozca cuando se portan bien

Así como se debe prestar atención cuando un menor tiene un mal comportamiento, también se debe hacer notar cuando se está portando bien. Sea específico al elogiar sus logros o buenas acciones.

Recuerde que la forma de educar a los hijos es una decisión individual que corresponde a las necesidades y posibilidades de cada familia. Éstas son estrategias planteadas por expertos para que los regaños sean efectivos y "saludables".


publicidad

publicidad

publicidad