¿Cómo impacta un divorcio en los adolescentes?

Un divorcio en los adolescentes puede tener muchas consecuencias negativas como ansiedad y miedo a entablar relaciones

Un divorcio es un proceso complicado para la pareja, pero también para los hijos, incluso si ya son adolescentes. Si tu matrimonio ya no tiene solución y hay hijos de por medio, es importante que conozcas cómo impacta un divorcio en los adolescentes.

¿Cómo impacta un divorcio en los adolescentes?

En la adolescencia, es común que los hijos se alejen y busquen más independencia, sin embargo, eso no significa que el divorcio de sus padres no les afecte.

imagen-cuerpo

(Foto: Pinterest) 

De hecho, puede ser un golpe difícil de asimilar que afecte su salud emocional, facilitando el desarrollo de problemas como agresividad, ansiedad, depresión o hasta adicciones.

¿Cómo impacta un divorcio en los adolescentes?

Aunque los adolescentes intentan tener más independencia durante esta etapa, la realidad es que aún necesitan de una relación estable, segura y saludable con sus padres. Por ello, cuando hay un divorcio, pueden surgir las siguientes consecuencias:

1. Sentimientos de ansiedad y soledad

Es posible que los hijos adolescentes sientan que sus padres no les prestan la atención que realmente necesitan porque están demasiado ocupados con el proceso de divorcio, lo que puede crear sentimientos de ansiedad y soledad.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

Como consecuencia, surgen comportamientos negativos que no pueden canalizar sin la ayuda de sus padres.

TAMBIÉN LEE: 5 cosas que todo adolescente necesita de sus padres 

2. Maduran antes

Cuando los padres se divorcian, muchos adolescentes se sienten obligados a madurar antes de tiempo. Esto ocurre porque tienen que adquirir responsabilidades que no les corresponden como el cuidado de los hermanos menores o trabajar para aportar al hogar.

Cuando los padres no dan la atención suficiente a los adolescentes por la depresión o el cansancio que genera una separación, ellos sienten que deben caminar solos.

imagen-cuerpo

(Foto: Pinterest) 

3. Miedo a entablar relaciones

Vivir el divorcio de los padres puede hacer que los hijos adolescentes tengan miedo de entablar relaciones románticas, porque no quieren sentir el mismo dolor que sus progenitores. Evitan enamorarse porque se hacen a la idea de que todas las relaciones terminan en separación.

4. Se sienten divididos

Cuando el divorcio no ocurre en buenos términos, los adolescentes pueden sentirse divididos entre los padres, ya que cuando conviven con uno, tienen la sensación de que traicionan al otro.

En este sentido, los padres deben hacerles ver que, aunque estén separados, la relación con ellos nunca cambiará porque estarán ahí para apoyarlos siempre.

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik) 

5. Problemas para adaptarse

Con el divorcio, la vida de los adolescentes cambia radicalmente y de un momento a otro, pues hay alteraciones económicas y del estilo de vida en general. Muchas veces puede ser necesaria una mudanza, lo que hace que los jóvenes se vean obligados a cambiar su entorno y no siempre pueden adaptarse.

Para facilitar que los adolescentes enfrenten el divorcio de sus padres, es importante que cuenten con alguien que les permita desahogarse, pero sin presionarlos para que hablen del tema cuando no están preparados.

imagen-cuerpo

(Foto: Pixabay) 

Ahora que ya conoces cómo impacta un divorcio en los adolescentes, se debe actuar con mucho afecto y protección hacia ellos cuando hay una separación, ya que no es algo fácil de asimilar. De ser necesario, la ayuda profesional puede ser una opción.

SIGUE LEYENDO: 5 retos que surgen en el inicio de la adolescencia y cómo enfrentarlos 

(Con información de Guía Infantil y Eres Mamá)