publicidad

¿Cómo evitar que la nueva maternidad acabe con tu vida sexual?
Ser padres

¿Cómo evitar que la nueva maternidad acabe con tu vida sexual?

Foto en portada: pxhere

Ir al gimnasio o hablar con la pareja sobre la disminución de la carga mental invisible que a menudo lleva una de las partes puede ayudar bastante

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 09/05/2020
  • 14:45 hrs.

El sexo puede ser uno de los placeres más simples de una relación. Sin embargo, en los meses posteriores al nacimiento de un bebé, muchas parejas pierden ese “fuego” y las cosas cambian.

Por si fuera poco, las que se plantean enfocarse en los recién nacidos y esperan su oportunidad para tener relaciones sexuales, generalmente no llegan a tenerlas.

"Parece que era la norma que muchas parejas se dijeran a sí mismas: 'Ahora que los niños están aquí, nos enfocaremos en los niños. Nuestro día llegará '', dice la terapeuta matrimonial y familiar, Michele Weiner-Davis.

“Pero aquí están las malas noticias de alguien que ha estado en primera línea con las parejas durante décadas. A menos que trates tu relación, tu matrimonio, como si fuera algo vivo, lo que requiere un cuidado regular, no tendrás un matrimonio después de que los niños se vayan de casa”, señala Weiner-Davis

Puedes leer: Sexo en la vejez: tema tabú presente en nuestros días

¿Cómo evitar que la nueva maternidad acabe con tu vida sexual?

Un estudio publicado en el International Journal of Clinical and Health Psychology señala que la transición a la paternidad abarca varios cambios psicológicos y relacionales que podrían contribuir a los altos niveles de estrés de las parejas después del parto, y que aunque es común en todo el posparto, los cambios sexuales de las parejas con frecuencia se pasan por alto.

Los autores de esta investigación encuestaron a 255 parejas de padres nuevos de sexo mixto con el fin de examinar las asociaciones entre el bienestar sexual (satisfacción sexual, deseo y preocupaciones sexuales posparto) y el estrés percibido después del parto.

Dichas parejas completaron cuestionarios de autoinforme para evaluar el estrés percibido y el bienestar sexual y los resultados señalaron que tanto para las madres como para los padres, una mayor satisfacción sexual se asoció con el menor estrés percibido de sus parejas.

“Para las madres, el mayor deseo sexual centrado en la pareja se asoció con niveles más bajos de su propio estrés”, apuntan los investigadores

A menor estrés, más deseo sexual. Esa fue su conclusión:

“Las experiencias sexuales más positivas están vinculadas a una menor percepción del estrés en este período vulnerable”, indican

También te puede interesar: ¿Deberías usar condón en el sexo oral?

El punto está en considerar la salud propia y tomarse el tiempo de nutrir las necesidades físicas y emocionales de cada quién. Eso podría significar ir al gimnasio o hablar con la pareja sobre la disminución de la carga mental invisible que a menudo lleva una de las partes.

“Cuando experimente el deseo de intimidad de su pareja como una intrusión, pregúntese: '¿Qué tan privado estoy en mi propio cuidado personal? ¿Qué necesito hacer para cuidarme para sentirme conectada con mi propia sexualidad? '”, apunta la doctora y psiquiatra de la reproducción, Alexandra Sacks.

Pensar en lo que los excitaba cuando estaban solos también es una buena idea: ¿Estaban a puerta cerrada?, ¿Se encontraban de vacaciones?, ¿Se mandaban mensajes de texto?, ¿Fue en un armario?. Recordar el contexto en el que tuvieron una gran conexión sexual es una manera de fomentar la intimidad.

La confianza en la pareja es fundamental para aclarar los temas que vayan surgiendo. Recuerda que el sexo no solo es una conexión en lo físico, sino que también requiere sentirte cómoda/o  con tu pareja, en confianza y protegida o protegido.

Ser padres está bien, pero nunca deben olvidar que también son novio y novia o esposa y esposo.

 

Con información de International Journal of Clinical and Health Psychology, nytimes


publicidad

publicidad

publicidad