publicidad

¿Cómo dar masajes a bebés para aliviar cólicos y relajar?
Embarazo y Bebé

¿Cómo dar masajes a bebés para aliviar cólicos y relajar?

Foto: flickr

Se ha comprobado que dar masajes a bebés ayuda a aliviarles molestias como cólicos, estreñimiento y estrés

  • SUSANA CARRASCO
  • 17/02/2020
  • 14:38 hrs.

Dedicarle un momento al día a hacerle un masaje a tu bebé puede ser lo mejor que hagas por su salud, pues expertos señalan que el contacto piel con piel de los padres con sus pequeños puede aliviarles molestias como cólicos o problemas para dormir. Conoce todos los beneficios de los masajes para bebés.

Existen técnicas fáciles de aprender y aprobadas por los especialistas que garantizan una mejora en su salud y en el vínculo padres-hijos.

Masajes para bebés

Se ha comprobado que a través del tacto, los padres pueden fomentar la seguridad emocional en los bebés y sobre todo, pueden aliviarles molestias físicas como los cólicos, el estreñimiento y los problemas para dormir.

Para un bebé, la piel es su sistema de comunicación con el mundo más poderoso y es necesario estimularlo para un buen desarrollo, de acuerdo a Pilar Roset, enfermera de pediatría en el Centro de Atención Primaria Pare Claret, en Barcelona.

Según la Asociación Española de Masaje Infantil (AEMI), los beneficios de los masajes en bebés son incuestionables.

“Desde la estimulación positiva de todos sus sistemas vitales (circulatorio, respiratorio, inmunológico, endocrino y nervioso) hasta el alivio de episodios como el estreñimiento, los cólicos, los gases o el siempre molesto e inconveniente de las secreciones nasales y pulmonares", explican los expertos de la AEMI.

Otras investigaciones del Instituto de Investigación del Tacto, vinculado a la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami, han permitido comprobar que muchos bebés a los que se les hace masajes con constancia duermen mejor y tienen una maduración óptima del aparato respiratorio y del sistema inmune.

TAMBIÉN LEE: 5 cosas que nunca debes hacer al visitar un bebé recién nacido

En otros estudios comparativos realizados con bebés prematuros se ha observado un incremento de peso entre un 31% y un 47% más en los bebés que recibieron 15 minutos diarios de masaje que en los que no lo recibieron.

Sin embargo, el mayor beneficio radica en la interacción que a través de estos masajes se establecen entre padres y sus hijos, una vez que aprenden a darlos.

¿Cómo hacer los masajes?

Los masajes para bebés deben darse por todo el cuerpo del pequeñito, cuidando siempre estar en un estado emocional tranquilo, ya que si estás ansioso o estresado, podrías transmitirle esas emociones negativas al pequeño.

Debes lavarte las manos antes de tocarlo, relajarte y hacerlo de modo suave.

Escoge un lugar de la casa donde tanto como tú como tu bebé se sientan cómodos y donde se pueda crear un ambiente agradable.

¿A qué hora del día? Eso depende, pero debe ser en un momento en que el bebé se encuentre más tranquilo.

Algunos pequeñitos se encuentran más relajados por las mañanas mientras que otros, después del baño de la noche.

Durante toda la sesión "es importante mantener el contacto visual con él, observar sus reacciones", explica Mónica Bosch, educadora de la Asociación Española de Masaje Infantil.

Se recomienda hacer el masaje usando un aceite vegetal natural, como, por ejemplo, aceite de almendras dulces, de avellanas o de sésamo, ya que son cálidos y facilitan los movimientos suaves.

Puedes acostar al pequeño sobre la cama o una superficie plana, ponlo boca arriba. Empieza por hacer movimientos circulares sobre el abdomen del bebé, en sentido de las agujas del reloj y usado las palmas de la mano. Recuerda, deben ser movimientos muy suaves y siempre respetando que el bebé los reciba bien.

Luego cambia los movimientos, con las palmas de las manos ve de arriba hacia abajo, recorre el abdomen de tu bebé desde donde terminan sus costillas hasta el pubis, alternando las dos manos y presionando ligeramente.

Cambia el masaje y ahora con tus manos toma sus piernitas y flexiónalas suavemente hacia la parte interior, de manera que quede en una postura como de ranita. Mantenlo así unos segundos nadamás.

Otra opción es flexionar las rodillitas del bebé hacia su abdomen pero alternándolas, primero una y luego la otra.

Recuerda que la práctica hace al maestro, así que poco a poco empezarás a dar mejores masajes para bebés y verás resultados positivos no solo en su salud, también en la tuya.

"En la madre estimula la producción de prolactina, la hormona de la leche, y de la oxitocina, la hormona del amor. En el bebé reduce los niveles de cortisol, responsable del estrés", concluye Bosch.

SIGUE LEYENDO: Síndrome de cabeza plana en bebés, ¿qué es y cómo prevenirlo? 

(Con información de El País) 


publicidad

publicidad

publicidad