¿Cómo ayudar a los niños a superar el miedo a las vacunas?

Hacer algunos juegos en casa puede ayudar a los niños a superar el miedo a las vacunas

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las vacunas son fundamentales para prevenir algunas enfermedades peligrosas, no obstante, muchos pequeños sienten un intenso temor a la aplicación, ¿Cómo ayudar a los niños a superar el miedo a las vacunas?

¿Cómo ayudar a los niños a superar el miedo a las vacunas?

Principalmente, los menores pueden estar asustados por el contacto con las agujas durante la inmunización y por ello, la preparación psicológica es necesaria.

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik) 

A continuación, te compartimos algunos métodos avalados por especialistas que te permitirán ayudar a los niños a superar el miedo a las vacunas.

Miedo a las vacunas en niños

En general, los niños pueden desarrollar un intenso e incontrolable temor hacia las vacunas, especialmente a las agujas. Incluso pueden estar asustados de ver a los profesionales de salud. Esto se debe a que las vacunas, son una de las primeras experiencias dolorosas a las que se someten los pequeños, especialmente entre los tres y los cinco años.

Para ayudar a que el momento sea menos angustiante, los expertos de la Asociación Española de Pediatría recomiendan a los padres que antes de llevar a los niños a recibir sus vacunas, trabajen en lo siguiente:

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik) 

1. Decirle la verdad al niño

En cuanto el pequeño tenga la edad suficiente para comprender qué son las vacunas, debemos hablarles con honestidad y ofrecerles la información que ellos deseen saber. Si no sabemos algunos datos, habrá que consultarlo con el pediatra.

Lo ideal es comentarle un día antes que será vacunado, si se lo decimos con demasiada antelación, aumentaremos su ansiedad.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

TAMBIÉN LEE: 5 cosas que no sabías sobre el embarazo múltiple 

2. Evita frases negativas

Es importante eliminar aquellas frases que hacen ver a las vacunas como un castigo, por ejemplo, “si no te portas bien el médico te picará” o “sé bueno o te pondrán una vacuna”.

Mejor háblale de los beneficios que obtendrán al recibir la vacuna y que, aunque puede doler un poco, será solo un momento.

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik) 

3. Practiquen en casa

Una de las mejores formas de ayudar a los niños a superar el miedo a las vacunas es haciéndolo ver como algo divertido y para ello, los juegos en casa son fundamentales.

Jueguen al doctor y hagan como que están en una consulta, pueden usar juguetes que simulen objetos médicos como un termómetro, un estetoscopio y sí, también una jeringa.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

Se puede jugar a curar a los peluches, pueden mirarles la boca, los oídos, escuchar sus latidos, ponerles curitas y sus vacunas. Así los pequeños notarán que no hay nada de malo en las vacunas y se sentirán más preparados para cuando llegue el momento. Incluso pueden llevar su “maletín médico” a la consulta real con el pediatra y jugar a ser su ayudante.

4. Ofrece consuelo

No debemos ridiculizar ni juzgar el miedo a las vacunas del pequeño, al contrario, hay que apoyarle. Es fundamental que en el momento en que el niño reciba su vacuna, los padres mantengan el contacto piel con piel con el pequeño.

El abrazo de mamá o mamá produce un efecto relajante y analgésico, además de que puede ser una distracción efectiva, especialmente para los bebés. Después de la inyección, haz un refuerzo positivo y dile al pequeño que lo ha hecho muy bien.

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik) 

También es ideal asociar la vacunación con algo agradable, por ejemplo, después de acudir al centro de salud, ir a tomar algo o realizar alguna actividad que el niño disfrute mucho.

5. Mantente tranquilo

Los padres son la principal fuente de información y de seguridad ante situaciones nuevas en los pequeños, por ello, es básico que, en el momento de la vacunación, se mantenga una actitud tranquila y calmada.

De esta manera, se le transmitirá al niño que no es una situación peligrosa, lo que reducirá su miedo y ansiedad.   

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik) 

En caso de que el niño tenga tripanofobia o un miedo irracional a las inyecciones, lo mejor es acudir con un especialista ya que se requiere de terapia psicológica.

Ahora que ya sabes cómo ayudar a un niño a superar el miedo a las vacunas no tienes pretexto para brindarles la protección contra enfermedades peligrosas o incluso mortales. Recuerda que siempre es mejor prevenir los problemas de salud que tratarlos.

SIGUE LEYENDO: ¿Qué hacer cuando un bebé sufre una caída? 

(Con información de El País y CDC)