publicidad

¿Cómo afecta una episiotomía tras el parto?
Embarazo y Bebé

¿Cómo afecta una episiotomía tras el parto?

La episiotomia es un procedimiento que se hace durante el parto para agrandar la vagina y facilitar la salida del bebé

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 31/10/2019
  • 19:08 hrs.

La episiotomía es un procedimiento que muchas veces se hace durante el parto para facilitar la salida del bebé por el canal vaginal pero, ¿cuáles son las consecuencias a largo plazo? A continuación te decimos cómo afecta una episiotomía tras el parto.

Esto es todo lo que debes saber sobre los riesgos, los beneficios y la recuperación después de una episiotomía.

Episiotomía en el parto

De acuerdo a Mayo Clinic, una episiotomía es una incisión que se hace durante el parto en el perineo, es decir, en el tejido entre la abertura vaginal y el ano. Se hace con el objetivo de agrandar la abertura vaginal y facilitar el parto.

La realización de una episiotomía en el parto dependerá en gran medida de la situación y las posibles complicaciones que surjan durante el nacimiento del bebé.


Normalmente, la episiotomía se realiza cuando es necesario que el bebé nazca rápido por las siguientes situaciones:

El hombro del bebé está atorado detrás de tu hueso pélvico (distocia del hombro)

Necesitas un parto vaginal instrumentado (con fórceps o ventosa)

El bebé es muy grande

La Stanford Children´s Health indica que existen dos tipos de episiotomía:

De línea media o mediana: Se refiere a una incisión vertical que se hace desde la parte inferior de la abertura vaginal hacia el recto. Este tipo de episiotomía suele sanar bien pero es más probable que se desgarre y se extienda hasta el área rectal, llamada laceración de tercer o cuarto grado.

Mediolateral: Se refiere a una incisión que se hace en un ángulo de 45 grados desde la parte inferior de la abertura vaginal hacia cualquiera de los lados. Este tipo de episiotomía no suele desgarrarse ni extenderse, pero conlleva una mayor pérdida de sangre y tal vez no sane bien.

La episiotomía no tiene porqué sentirse al momento en que la realizan, pero existen algunas molestias que suelen presentarse después de hacerla.

Recuperarse de la episiotomía suele ser incómodo para la mujer, porque a veces la incisión que el médico hace es mucho más extensa de lo que hubiera sido con un desgarro natural.

TAMBIÉN LEE: Anestesia epidural en el parto, ¿tiene efectos secundarios?

En algunos casos puede producirse una infección o dolor durante las relaciones sexuales en los meses posteriores.

Otros riesgos de la episiotomía son el sangrado, el desgarro, el dolor perineal y la acumulación de sangre en los tejidos (hematomas).

Recuperación de la episiotomía

Lo más importante después de la episiotomía es mantener la incisión limpia y seca mediante le procedimiento que indique el médico.

No debes aplicar duchas vaginales ni usar tampones durante el tiempo de recuperación. Sobre las relaciones sexuales debes preguntar al médico en qué momento puedes comenzar a tenerlas.

Otras restricciones son evitar hacer ejercicios intensos o actividades agotadoras como cargar cosas pesadas.

Puedes seguir con tu dieta normal, a menos que el médico te indique lo contrario o tengas dificultades para ir al baño.

Algunas señales de alarma que debes atender de inmediato después de una episiotomía son:

Sangrado en el lugar de la incisión

Secreción de la vagina con mal olor

Fiebre o escalofríos

Dolor intenso

Acude al médico en cuanto tengas estas molestias y sigue al pie de la letra las indicaciones que te recomiende.

SIGUE LEYENDO: El significado de las pesadillas en el embarazo 


publicidad

publicidad

publicidad