publicidad

¿Cómo afecta el síndrome de piernas inquietas en el embarazo?
Embarazo y Bebé

¿Cómo afecta el síndrome de piernas inquietas en el embarazo?

El síndrome de piernas inquietas es más común en embarazadas. Foto: Pxfuel

Algunas mujeres pueden sufrir por primera vez síndrome de piernas inquietas en el embarazo o molestias más intensas si ya se padecía

  • SUSANA CARRASCO
  • 17/07/2020
  • 12:31 hrs.

El Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) es una de las molestas más comunes en el embarazo, especialmente a partir del tercer trimestre, llegando a afectar a más del 20% de las mujeres gestantes, de acuerdo a la Asociación Española de Síndrome de Piernas Inquietas (AESPI).

Pero, ¿de qué se trata este problema de salud y cómo afecta a las embarazadas? Es un trastorno de origen neurológico que se acompaña de molestias en las extremidades y que, a pesar de ser poco conocido, puede causar un impacto negativo en la vida de quienes lo padecen.

En el caso de las mujeres embarazadas, puede presentarse de manera más notoria, sobre todo por las noches, por lo que la calidad de sueño se ve afectada seriamente. A continuación, te contamos a detalle todo lo que debes saber sobre esta condición y lo que puedes hacer si lo padeces.

Síndrome de piernas inquietas en el embarazo

El Síndrome de Piernas Inquietas es un trastorno frecuente en el embarazo y crónico. Consiste en el impulso incontrolable de mover las piernas, asociado a sensaciones desagradables dentro de las extremidades y no dolorosas, como hormigueo, pinchazos, tirones, sensación pulsátil, picazón y sensación de movimientos eléctricos.

TAMBIÉN LEE: La verdad de los 7 mitos sobre el embarazo más comunes

Las molestias causadas por el SPI suelen empeorar durante la tarde y la noche o cuando la persona está en reposo ya sea sentada o acostada, mientras que con el movimiento hay una sensación de alivio temporalmente. De acuerdo a expertos de Mayo Clinic, este síndrome también se conoce como enfermedad de Willis-Ekbom, y puede comenzar a cualquier edad por causas principalmente genéticas, aunque durante el embarazo también puede ser una de las molestias principales.

Esto se debe a que la evidencia científica ha demostrado que entre las posibles causas del SPI se encuentra la insuficiencia de hierro y las alteraciones en el mecanismo de transporte de este nutriente desde la sangre y hacia el sistema nervioso central, algo que ocurre con frecuencia durante la etapa de gestación. El mayor o menor déficit de disponibilidad de hierro en el sistema central provoca alteraciones en la función de neurotransmisores, incluyendo los de las piernas.

Complicaciones  

El síndrome de piernas inquietas en el embarazo puede afectar seriamente la calidad de sueño de la mujer, pues debido a las molestias hay mayor cansancio, insomnio y hasta disminución en la capacidad de concentración durante el día, así como afectaciones en el estado de ánimo.

Lo normal es que los síntomas del SPI desaparezcan por sí solos después del parto, aunque se ha registrado que, a mayor número de embarazos, mayores probabilidades de desarrollar el síndrome de manera crónica.

Cuando llega a ser grave, el síndrome de piernas inquietas puede causar un marcado deterioro en la calidad de vida e incluso, provocar depresión, por lo que no se debe tomar a la ligera y se debe buscar atención médica. Existen algunas formas de sobrellevar el problema, como cambios en el estilo de vida y en algunos casos, la toma de medicamentos.

¿Cómo mejorar las molestias en el embarazo?

No hay un método para prevenir este síndrome durante el embarazo, pero los expertos del AESPI aconsejan una serie de pautas a las futuras mamás para mejorar las molestias tanto como sea posible:

1. Horarios de sueño

Es ideal mantener horarios regulares de sueño, así que procura dormirte y levantarte siempre a la misma hora, preferentemente en una habitación tranquila y cómoda.

2. Haz ejercicio suave

También es recomendable hacer una rutina corta de ejercicios suaves, como estiramientos, yoga, tai chi o relajación, así como masajes en las piernas unas horas antes de acostarse.

3. Evita sustancias excitantes

Especialmente la cafeína debe evitarse en las horas previas al momento de dormir, para ayudar al cuerpo a conciliar el sueño rápidamente.

4. Mantente activa

Durante el embarazo es importante que sigas un plan de ejercicios con actividades como natación, pilates o simplemente, caminatas diarias.

5. Vigila los niveles de hierro

A veces, corregir la deficiencia de hierro alivia en gran medida los síntomas del síndrome de las piernas inquietas, lo que puede implicar la administración de suplementos de hierro por vía oral o intravenosa. Sin embargo, solo debes tomarlos con supervisión médica.

Ante cualquier síntoma del síndrome de piernas inquietas en el embarazo, lo mejor es que acudas al especialista para descartar otras complicaciones y hacer los cambios necesarios para controlar las molestias.

SIGUE LEYENDO: ¿Es seguro tomar antiácidos en el embarazo para reflujo y gastritis?


publicidad

publicidad

publicidad