publicidad

Bebés que hacen contacto visual, hablan mejor: estudio
Embarazo y bebe

Bebés que hacen contacto visual, hablan mejor: estudio

Los hallazgos deberían alentar a los padres a prestar mucha atención a los intentos de los bebés de comunicarse

  • Adrian Aguirre
  • 18/09/2019
  • 11:49 hrs.

Un equipo integrado por miembros de la Universidad de Sheffield y de la Universidad de Warwick encontró que los bebés de un año que se comunican con frecuencia con sus cuidadores haciendo contacto visual y utilizando vocalizaciones son más propensos a desarrollar mayores habilidades de lenguaje cuando cumplen dos años.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores grabaron videos de bebés de 11 y 12 meses y sus cuidadores en sus casas y les pidieron que realizaran sus rutinas como de costumbre. Luego, las personas que estaban cuidando a los infantes llenaron un cuestionario sobre si sus hijos podían pronunciar ciertas palabras relacionadas con animales, las actividades diarias y los alimentos.

Después, los expertos utilizaron modelos estadísticos para descubrir que el mejor predictor de palabras a los 24 meses fue cuando los pequeños miraban a los ojos de sus cuidadores y usaban vocalizaciones a los 12 meses de haber nacido.

"Llevamos esas grabaciones a la universidad y codificamos muy meticulosamente lo que estaba sucediendo. Observamos cada vez que el bebé vocalizaba o gesticulaba, y codificamos todas las respuestas de los cuidadores", explica la profesora y co autora del estudio, Michelle McGillion, de la Universidad de Warwick.

Puedes leer: ¿Qué es la dislexia y cómo afecta la salud mental de los niños?

Los resultados:

Las estadísticas recopiladas mostraron que a los 19 meses, los bebés tenían un promedio de 100 palabras, pero que aquellos que veían los ojos de las personas encargadas de su seguridad, tenían un promedio de 30 palabras más que los que no lo hacían.

"Nunca antes se habían estudiado juntos en el mismo análisis. 

Lo que esto nos dice es que los bebés están tratando de comunicarse antes de llegar a sus primeras palabras. Cuando están haciendo esto, les están dando a los cuidadores la oportunidad de comunicarse, y cuando los cuidadores hacen eso, es cuando el aprendizaje de palabras parece mejorar", dice el autor principal de la indagación, el Dr. Ed Donnellan, de la Universidad de Sheffield, por lo que invitó a los papás (y mamás) a que pongan mucha atención a los intentos que tiene su bebé por comunicarse con ellos antes de que puedan usar palabras para contestarles.

"El mensaje de este documento es que es un esfuerzo conjunto; darse cuenta de lo que su hijo está atendiendo y hablar con ellos al respecto ayudará a su desarrollo del lenguaje. La alegría de este mensaje es que eso puede suceder en cualquier contexto ... en cualquier parte de tu día. No es algo que requiera equipo especial o incluso mucho tiempo. Puede suceder cuando lavas la ropa, por ejemplo, cuando sacas los calcetines, puedes hablar sobre los calcetines ... en el parque, en el automóvil, a la hora de comer, a la hora del baño. Este hallazgo se puede utilizar en cualquier contexto.

Esta es una instantánea del desarrollo en el primer año de vida, pero los niños están en constante crecimiento y cambio, al igual que sus comportamientos. [Sería interesante] observar nuevamente este tipo de comportamientos a medida que los niños progresan durante el segundo año de vida para ver qué sucede allí ", detalla McGillion.

La investigación fue publicada en la revista Developmental Science.

El comportamiento de los bebés:

De acuerdo con el portal familydoctor.org, a veces es difícil saber cómo es el comportamiento del recién nacido ya que los bebés muestran muchos de los mismos comportamientos, pero se desarrollan a ritmos diferentes.

Este portal también menciona que para los recién nacidos es difícil enfocar la vista al principio, por lo que sus ojos pueden cruzarse y que tienen un mejor control de sus músculos oculares a los 2 o 3 meses de edad.

Por otra parte, un artículo titulado "La detección de rostros en bebés de 2 a 6 meses está influenciada por la dirección de la mirada y las especies", indica que la detección de rostros es crítica para que los bebés identifiquen y aprendan de estímulos sociales relevantes en sus entornos, ya que las caras con contacto visual son un estímulo especialmente destacado y la atención a los ojos en la infancia está vinculada a la aparición de una socialidad posterior.

"En todas las edades, los bebés mostraron una detección superior de rostros con contacto visual; sin embargo, este efecto varió en función de las especies y la orientación de la cabeza. Los bebés estaban más atentos a los rostros humanos que a los animales y eran más sensibles a la orientación de los ojos y la cabeza para los rostros humanos en comparación con los rostros de animales. Inesperadamente, los rostros humanos con cabezas y ojos desviados recibieron la mayor atención. Este patrón puede reflejar la aparición temprana del seguimiento de la mirada, la capacidad de mirar donde mira otro individuo, que comienza a desarrollarse alrededor de esta edad. Los bebés pueden estar especialmente interesados en las caras de la mirada desviada, proporcionando un andamiaje temprano para la atención conjunta", se puede leer en el texto original.

También te puede interesar: Niño con autismo habla 9 idiomas a sus 7 años de edad

Pequeños inteligentes:

Una de las señales del Trastorno del Espectro Autista (TEA) es la dificultad para socializar y comunicarse , por lo que algunos pequeños con esta enfermedad tienen problemas para expresarse a edades tempranas. Sin embargo, eso no quiere decir que no sean inteligentes.

Caso destacado es el de Rafael, un niño con autismo que cuando tenía dos años no hablaba y que a los siete aprendió nueve idiomas.



Con información de Developmental Science, Familydoctor.org, Sumédico.com

publicidad

publicidad

publicidad