Anestesia epidural en el parto, ¿tiene efectos secundarios?
Embarazo y Bebé

Anestesia epidural en el parto, ¿tiene efectos secundarios?

La anestesia epidural es el método más usado para calmar el dolor de parto, sin embargo, existen muchos mitos sobre sus efectos secundarios

  • SUSANA CARRASCO
  • 23/10/2019
  • 14:50 hrs.

Los dolores de parto son de los peores que el ser humano puede experimentar y en muchos casos, es necesaria la anestesia epidural en el parto para que la mujer pueda soportar y esté consciente en todo el proceso.

Sin embargo, existen muchos mitos sobre este tipo de anestesia, ya que se cree que deja secuelas que dañan la salud de la mamá o del bebé, ¿son ciertos? A continuación te lo decimos.

Anestesia epidural

La American Pregnancy Association indica que la anestesia epidural es el método más popular actualmente para aliviar el dolor de parto y se estima que más del 50% de mujeres que dan a luz en hospitales piden su aplicación.

Esta anestesia bloquea los impulsos nerviosos de los segmentos espinales inferiores, con el fin de disminuir la sensibilidad en la mitad inferior del cuerpo.

Se administra antes del parto, en el espacio epidural de la columna vertebral, que está lleno de líquido y rodea la médula espinal. La mujer deberá acostarse del lado izquierdo y arquear su espalda para colocar la inyección, aunque también puede ponerse en una posición sentada.

Después, el personal médico debe limpiar la piel de la zona con una solución antiséptica para minimizar la posibilidad de una infección.

Una vez que se administra, tarda entre 15 y 20 minutos en hacer efecto para calmar los dolores de parto.

Efectos secundarios

La anestesia epidural puede ser muy efectiva para calmar los dolores de parto, pero no debe aplicarse en todas las mujeres, se debe tener cuidado de que no existan alergias a los anestésicos ni problemas de coagulación sanguínea.

Aunque seas una mujer sana en el momento del parto, la anestesia epidural puede tener algunos efectos secundarios como:

1. Dolor de cabeza

Esta es la complicación tras el parto más común por el uso de anestesia epidural y ocurre cuando la inyección se aplica muy profunda y causa una pérdida de líquido espinal.

El dolor de cabeza podría durar varios días después de dar a luz pero puede solucionarse con un “parche de sangre”, que es un inyección de sangre que se aplica en el espacio epidural.

TAMBIÉN LEE: Alimentos ricos en ácido fólico ideales para embarazadas 

2. Presión baja

Uno de los efectos de la anestesia epidural es que también afecta las contracciones dentro de los vasos sanguíneos, ocasionando que se relajen y que disminuya la presión arterial. La baja en la presión a veces puede ir acompañada de síntomas como náuseas y vomito.

Estadísticas señalan que en promedio, 14 de cada 100 mujeres pueden presentar presión baja después de la anestesia epidural, sin embargo, los médicos previenen estos efectos aplicando líquidos por vía intravenosa que ayudan a mantener la presión estable.

3. Problemas para orinar

Los efectos de la epidural también afectan la vejiga ya que tienen acción en los nervios que crean la sensación de que la vejiga está llena. Como consecuencia, un promedio de 15 de cada 100 mujeres que se aplicaron esta anestesia tienen problemas para orinar.

4. Parto largo

Se ha demostrado que la epidural no tiene efectos secundarios en la salud del bebé a largo plazo, pero si podría afectar el movimiento del bebe, haciendo que tarde más tiempo en colocarse en la posición de parto correcta.

Debido a ello, el parto puede ser un poco más largo de lo esperado.

5. Entumecimiento

Es probable que algunas mujeres experimenten entumecimiento y hormigueo en las piernas debido a la anestesia epidural, pero es una molestia pasajera que no causa mayores complicaciones en la mujer más que la necesidad de caminar con ayuda durante unas horas.

Otros efectos de la anestesia epidural son: escalofríos, zumbido de oídos, dolor de espalda y dolor donde se inserta la aguja.

Pregunta al médico si puedes ser candidata a este tipo de anestesia antes del parto y pide mucha información sobre el tema, no creas en mitos o creencias populares, lo mejor es informarte para tomar una mejor decisión sobre tu cuerpo.

SIGUE LEYENDO: 10 síntomas de un embarazo de alto riesgo


publicidad

publicidad

publicidad