5 razones por las que hay mayor riesgo de deshidratación en la vejez

La deshidratación en la vejez empeora por la toma de algunos medicamentos y por padecimientos respiratorios y de la vejiga

La deshidratación en la vejez es muy común, pues hay cambios fisiológicos que facilitan esta condición. Lo mejor es prevenir y por ello es importante que conozcas las principales razones por las que se puede desarrollar en esta etapa de la vida.

5 razones por las que hay mayor riesgo de deshidratación en la vejez

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU., la deshidratación es una afección causada por la pérdida de demasiado líquido en el cuerpo.

imagen-cuerpo

(Foto: Pixabay)

Ocurre cuando se pierden más líquidos de los que se ingieren, por lo que el cuerpo no puede funcionar correctamente. Las personas mayores están en mayor riesgo de deshidratación por cinco razones principales.

Deshidratación en la vejez

Tener deshidratación en la tercera edad es más grave que en otras personas, pues no hay una correcta regulación de la temperatura, favorece la confusión, la debilidad y el desequilibrio. Estas son las razones principales por las que puede ocurrir:

1. Menos agua corporal

Con el envejecimiento el cuerpo acumula menos agua, de hecho, se estima que lo normal es tener un 65% de agua, pero en la vejez los niveles se reducen a un 55 a 45%. Esto significa que los adultos mayores naturalmente tienen un volumen menor de agua en sus cuerpos.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

2. Menos sensación de sed

Algunas personas mayores pierden la sensación de sed a medida que envejecen, por lo que no beben suficientes líquidos.

TAMBIÉN LEE: 5 mascarillas naturales para cuidar la piel madura 

3. Enfermedades y medicamentos

Otras de las razones de la deshidratación en la vejez son las patologías que hacen que se pierdan más líquidos, como las infecciones que afectan los pulmones o la incontinencia urinaria.

Las personas mayores también suelen tomar medicamentos y algunos pueden tener efectos diuréticos que afectan la hidratación.

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik) 

4. Problemas renales

Con la edad también se reduce la capacidad de los riñones para conservar el agua, de manera que estos órganos responden cada vez menos a la hormona antidiurética.

5. Limitaciones

Muchos adultos mayores no tienen fácil acceso a los líquidos o no son conscientes de la importancia de tomar cantidades suficientes.

imagen-cuerpo

(Foto: Pixabay) 

¿Cómo revertir los efectos de la deshidratación en la vejez?

El Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM) señala que cuando un anciano tiene deshidratación su organismo se ve afectado en su apariencia y funcionamiento, según el grado en que tenga el problema.

Los síntomas que alertan esta condición son:

-Sequedad en la boca

-Sequedad en la piel y las mucosas

-Aumento de latidos del corazón

-Descenso de la presión arterial

-Menor cantidad de orina

-Somnolencia

-Mareo y confusión

Las necesidades básicas de agua en las personas mayores se calculan entre 2.5 litros a 2.75 litros de agua al día, esto es de 8 a 10 vasos de agua diarios. Lo ideal es consumir solo agua natural, aunque también se puede consumir agua de frutas naturales, leche o caldos.

imagen-cuerpo

(Foto: Pixabay) 

Es importante tomar líquidos en la vejez, aunque no se tenga sed, acompañar los alimentos y la toma de medicamentos con una buena cantidad de agua, así como consumir frutas y verduras, pues son alimentos ricos en agua. Al reconocer los síntomas de deshidratación en la vejez se debe reponer de inmediato el agua por vía oral o acudir al médico en casos graves.

SIGUE LEYENDO: 5 beneficios de aprender a nadar después de los 60 

(Con información de Medlineplus, Mayo Clinic e INAPAM)