publicidad

5 problemas digestivos en bebés más comunes y sus causas
Embarazo y Bebé

5 problemas digestivos en bebés más comunes y sus causas

En los primeros meses de vida, los problemas digestivos en bebés son muy comunes y pueden afectar tanto su desarrollo como su crecimiento

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 23/09/2019
  • 17:47 hrs.

Los problemas digestivos en bebés suelen ser muy comunes y son una de las causas principales del llanto. Por ello, es importante que aprendas a reconocer cuáles son los más frecuentes, sus síntomas y cómo solucionarlos para evitar problemas en su desarrollo.

Problemas digestivos en bebés

De acuerdo a la Stanford Children´s Health, existen algunos síntomas que nos indican la presencia de trastornos digestivos en bebés. Toma nota:

1. Vómito

Los bebés recién nacidos suelen tener regurgitación y con frecuencia la leche les chorrea al eructar o después de alimentarse.

La causa es que su músculo esfínter, el cual se encuentra entre el estómago y el esófago, todavía no es tan fuerte como para retener la comida. Conforme va creciendo, esta parte de su cuerpo se fortalece.

No obstante, cuando hay vómito explosivo o fuerte, regurgitaciones de grandes cantidades de leche y con mucha frecuencia después de comer, puede indicar que se trata de un trastorno digestivo.

El vómito excesivo en bebés puede significar varias cosas. En bebés que toman fórmula, puede ser señal de que el bebé se alimentó demasiado o que hay una intolerancia a la fórmula.

En el caso de los que toman pecho, también podría ser señal de que hay algún problema físico que les impide tener una digestión normal.

Si tu bebé vomita con fuerza y muy seguido, si vomita billis verde o sangre y además se muestra muy cansado, llévalo de inmediato al médico y explícale los síntomas que percibiste.

2. Diarrea

Primero debes distinguir que la primera evacuación intestinal de un bebé se llama meconio y se caracteriza por ser una sustancia de color negro verdoso y consistencia pegajosa, que se forma en los intestinos durante el desarrollo fetal.

Normalmente, un bebé puede tener varias evacuaciones intestinales de meconio antes de que sus intestinos estén completamente limpios de dicha sustancia.

Posteriormente, las evacuaciones del bebé se vuelven color amarillo y son más comunes en los bebés que toman fórmula. Lo normal es que en estos casos los bebés evacuen una o dos veces al día.

Por su parte, los bebés que toman leche materna tienen evacuaciones blandas y de color amarillo verdoso y suelen ocurrir varias veces al día, especialmente un par de horas después de alimentarse.

Un bebé con diarrea hace del baño muchas veces al día, con una consistencia muy acuosa y muy blanda. El peligro de las evacuaciones demasiado acuosas en bebés es que pueden causar rápidamente deshidratación grave.

Si hay un cambio en las evacuaciones de tu bebé, no lo dejes pasar y acude de inmediato al pediatra.

>>TAMBIÉN LEE: ¿Cómo se debe curar la tos en bebés?

3. Reflujo

El reflujo es otro de los problemas digestivos en bebés más comunes y se presenta cuando los contenidos del estómago suben hacia el interior del esófago.

Esta parte del cuerpo puede estar muy irritada debido a la comida que sale del estómago, además de que puede presentarse vómito y aspiración hacia los pulmones, lo que puede ser un peligro.

Otras señales de reflujo además de que la comida se regresa, son ruidos en el pecho y la espalda del bebé.

Para evitar el reflujo en bebés, lo ideal es asegurarse de que el pañal no esté muy ajustado, alimentar al bebé con cantidades pequeñas pero más seguido para favorecer la digestión, darle de comer de manera lenta y sosteniendo al bebé en posición erguida.

También es fundamental hacerlo eructar a menudo y procurar que no se acueste al menos 30 minutos después de haber comido.

4. Cólicos

Los cólicos son muy frecuentes en los bebés sobre todo en los primeros tres a cuatro meses de vida, lo que puede causar mucho estrés en los padres porque hay un llanto prolongado y excesivo en los bebés debido a estas molestias.

Normalmente los cólicos en bebés comienzan a las 3 semanas de nacido y suelen mejorar alrededor de los 3 meses.

Los médicos no saben con certeza cuál es la causa de los cólicos, pero algunas razones podrían ser una alergia a la proteína de leche de vaca, hipersensibilidad a los gases y problemas de temperamento en el niño.

Para controlarlos, es ideal evitar que el bebé llore por largos periodos porque puede tragar mucho aire y por tanto acumular más gas en su intestino, así como asegurarse de que la fórmula del bebé no contiene proteína de leche de vaca ni que la madre lactante consume productos derivados de la leche de vaca.

5. Estreñimiento

Cuando comenzamos a incorporar alimentos sólidos en la dieta del bebé o se hace un cambio de leche materna a fórmulas, es probable que el bebé desarrolle estreñimiento.

En estos casos, las heces del bebé son poco frecuentes y de consistencia muy dura, lo que causa mucha dificultad para que el bebé puede evacuarlas.

El pediatra debe recomendar el mejor tratamiento para aliviarlo, aunque algunos masajes en el abdomen del bebé también pueden ayudar.

Para ello, debes acostar a tu bebé y masajear el abdomen a la altura del ombligo, haciendo círculos en el sentido de las manecillas del reloj. Luego, junta sus piernas y flexiónalas, muévelas despacio haciendo círculos en ambos sentidos.  

Recuerda, los problemas digestivos en bebés deben atenderse rápidamente ya que podrían derivar en complicaciones y problemas de desarrollo debido a que el pequeño no absorbe los nutrientes necesarios.

>>SIGUE LEYENDO: 10 alimentos peligrosos para bebés menores de un año 


publicidad

publicidad

publicidad