publicidad

5 problemas de pies más comunes en adultos mayores
Tercera Edad

5 problemas de pies más comunes en adultos mayores

Con la edad, revisar a diario los pies se vuelve algo indispensable. Foto: FREEPIK

Con la edad es común presentar problemas de pies como talones secos, callosidades y hasta deformidad en los dedos

Existen muchos factores que pueden causar alteraciones en los pies y la edad es uno de ellos. Se ha visto que existen al menos 5 problemas de pies que son más comunes en adultos mayores y que requieren de cuidados especiales para controlarse y, sobre todo, prevenirse.

A cualquier edad se pueden sufrir problemas que deterioran la salud de los pies, sin embargo, el envejecimiento puede agravarlos.

(Foto: Podoactiva)

Identificar a tiempo los problemas de pies que más afectan en la tercera edad puede evitar que se compliquen y que interfieran con las actividades diarias. A continuación, te decimos todo lo que debes saber al respecto.

Problemas de pies en adultos mayores

Los pies son los pilares del cuerpo, se componen de huesos, músculos, tendones y otros tejidos blandos que nos sostienen, permiten la marcha y nos dan equilibrio corporal. Sin embargo, con el paso de los años sufren un desgaste y como por desgracia no se le pone mucha atención al cuidado de esta zona, se complican fácilmente.

Es importante estar al pendiente de las dolencias, lesiones y problemas de pies más comunes en adultos mayores, pues así se pueden identificar a tiempo para evitar complicaciones. Toma nota:

1. Alteraciones de las uñas

Con la edad, es común experimentar cambios en las uñas, pues se vuelven más duras, secas y quebradizas. Como consecuencia, se pueden experimentar afecciones como onicogrifosis, que es el aumento exagerado del grosor de uñas y que causa dolor y problemas para caminar.

También es común tener onicocriptosis o uñas encarnadas, que surgen cuando la uña se clava por debajo de la piel. Se asocia a un corte inapropiado de la uña o el uso de calzado inadecuado que presiona en exceso.

(Foto: Pinterest) 

TAMBIÉN LEE: 5 beneficios de las medias de compresión para los adultos mayores 

Los hongos en las uñas también son comunes en la tercera edad y se producen por una infección fúngica.

2. Juanetes

Conocido también como hallux valgus, el juanete es una deformidad ósea común que surge cuando el dedo gordo del pie se desvía hacia el segundo dedo, provocando una protuberancia en el borde interno del pie.

Se desarrolla a lo largo de varios años y puede causar una importante deformación de los tejidos de la articulación, originando incluso la acumulación de líquido en la zona y una lesión que se infecta fácilmente.

La persona puede sentir la articulación del dedo entumecida y perder movilidad. El uso de zapatos con punta estrecha es el principal factor de riesgo para desarrollarlo en la vejez.

3. Dedo en martillo

Este es uno de los problemas de pies en adultos mayores menos conocidos pero frecuentes. Se caracteriza por la deformación de uno o más dedos del pie que adoptan una posición doblada hacia abajo, como si fuera una garra.

Suele afectar al segundo dedo, pero también puede aparecer en el resto. Los juanetes pueden ser el origen de este problema, pues ejercen presión sobre los dedos. Éstos son forzados a mantenerse en una posición doblada, lo que repercute en los músculos y tendones, causando la deformidad.

Si no se atiende el dedo martillo, es posible que pierda movilidad o que se quede rígido definitivamente.

4. Resequedad, grietas y mal olor

Con la edad la piel se vuelve más seca, incluyendo la que está en los pies. Hay un aumento de grosor en zonas sometidas a presión, como el talón y la zona metatarsal, lo que puede provocar dolor.

También aparecen grietas por la sequedad excesiva, generalmente en los talones y hay un mayor riesgo de infección en la zona.

(Foto: Pinterest) 

En algunos casos, puede haber sudoración excesiva que causa mal olor o el llamado pie de atleta, que se caracteriza por la presencia de un hongo y causa molestias como enrojecimiento, vesículas y grietas entre los dedos.

5. Pie diabético

Finalmente, entre los problemas de pies en adultos mayores destaca esta afección que surge como consecuencia de una diabetes mal controlada.

Se caracteriza por la presencia de úlceras, infecciones, lesiones y hasta destrucción de los tejidos profundos. Debido al daño causado en los nervios por la diabetes, el paciente no se da cuenta del problema y si no se trata puede ser necesario amputar alguno de los dedos o el pie completo.

Prevenir los problemas de pies en adultos mayores es muy sencillo, basta con acudir al médico ante cualquier lesión; revisar los pies todos los días en busca de rozaduras, zonas inflamadas, callosidades o alteraciones en los dedos; mantener una higiene diaria correcta con agua tibia y jabones neutros; secar a la perfección todas las partes del pie; usar cremas específicas y evitar el uso de calzado apretado.

SIGUE LEYENDO: 5 beneficios de aprender a nadar después de los 60

(Con información de WebConsultas y Fisioonline) 


publicidad

publicidad

publicidad