publicidad

5 peligrosos errores al cambiar el pañal del bebé
Embarazo y Bebé

5 peligrosos errores al cambiar el pañal del bebé

Existen peligrosos errores al cambiar el pañal de un bebé. Foto: Pixabay

Hasta los padres más experimentados pueden cometer peligrosos errores al cambiar el pañal de un bebé

  • SUSANA CARRASCO
  • 24/06/2020
  • 13:49 hrs.

La mayoría cree que se trata de algo muy sencillo pero la realidad es que se cometen peligrosos errores al cambiar el pañal del bebé, especialmente cuando somos padres primerizos, aunque también pueden ser comunes en los más experimentados debido a la creencia de que no se requiere mayor ciencia hacerlo.

Lo cierto es que cambiar un pañal requiere de muchos cuidados para no causar daños, infecciones íntimas peligrosas o hasta caídas en el pequeñito.

Así que si crees que solo se trata de colocarlo y ya está, te sugerimos seguir leyendo para conocer lo que debes evitar cada vez que cambies el pañal de tu bebé y cómo puedes volverte un experto en este tema.

Peligrosos errores al cambiar un pañal

Los padres primerizos suelen cometer los errores al cambiar un pañal más comunes y también los más peligrosos, pues la falta de experiencia y el nerviosismo de tener en nuestras manos a un ser tan chiquito, nos hacen actuar de forma equivocada. No obstante, los padres más experimentados no están exentos y es posible que, aunque crean que lo hacen bien, estén cometiendo varios errores como los siguientes:

1. Tardar mucho en cambiarlo

Por tratar de ahorrar, por estar ocupados con otras cosas o por confiar en que el pañal es muy absorbente, lo dejamos sucio por demasiado tiempo y sin darnos cuenta, ayudamos a que la delicada piel del bebé empiece a tener irritaciones, abrasiones o hasta crecimientos de hongos como la candidiasis genital debido al exceso de humedad. Esto puede favorecer incluso otros problemas como la dermatitis de pañal, así que procura cambiarlo después de que coma y revisa al menos cada tres horas su pañalito.

2. No tener todo preparado antes de cambiarlo

Si pones al bebé sobre la cama o las mesitas de cambiar y luego vas a buscar los pañales, el talco o las cremitas que vas a usar, expones al pequeño a una caída que pueda lastimarlo seriamente, como un traumatismo craneoencefálico. Recuerda que basta un segundo para que ocurra un accidente.

Prepárate y si vas a cambiar el pañal, ten a la mano uno o dos pañales limpios, toallitas húmedas sin alcohol, talco o cremas antirozaduras. También es ideal que prepares una muda de ropa limpia en caso de que se manche la que lleva.

TAMBIÉN LEE: 5 formas en que un bebé demuestra su amor en su primer año de vida 

3. No limpiar correctamente

Limpiar correctamente los genitales es algo que ni siquiera en nuestro propio cuerpo hacemos bien, sobre todo las mujeres, ya que no todas se limpian de adelante hacia atrás. Esto aplica también en las bebés, de lo contrario, puede desarrollar infección urinaria, dermatitis, cistitis u otros problemas en la vulva.

Para evitar estos peligrosos errores al cambiar el pañal, siempre limpia de adelante hacia atrás o de arriba hacia abajo, de manera que no arrastres ningún residuo de materia fecal desde el ano hacia la vagina. Asegúrate también de limpiar con cuidado entre sus labios vaginales y retira todos los restos de cremas o talcos.

En el caso de los varones, es ideal también limpiar de arriba hacia abajo, aunque en este caso, no hay tanto riesgo de infecciones. Limpia con delicadeza sus testículos y el pene, pero debes hacerlo con la técnica adecuada. No olvides limpiar en ambos casos los pliegues de la entrepierna.

4. Aplicar en exceso los productos

Es importante aplicar un poco de crema para evitar rozaduras o talcos, pero solo se requiere una cantidad moderada, nunca debes poner demasiado porque creas una sensación incómoda en el bebé, como piel resbaladiza y muy grasosa. Además, su ropita puede mancharse fácilmente. 

5. Colocar mal el pañal

Es importante saber cómo ajustar correctamente el pañal, pues no debe quedar flojo para evitar que se le caiga o que se escape algo de lo que hay adentro. Tampoco debe quedar muy apretado, especialmente si se trata de un bebé recién nacido, porque podría sentir mucha presión en su pancita y sufrir lesiones en la entrepierna. En ese sentido, un artículo de Guía Infantil subraya que es muy importante que te asegures de usar las tallas de pañal adecuadas según su edad y peso.

Procura que el pañal no quede a nivel del ombligo en los primeros días de nacido, pues como el ombligo está sanando, cualquier residuo podría llegar hasta ahí y causar infecciones graves.

No vuelvas a cometer estos peligrosos errores al cambiar un pañal y si tienes dudas, siempre puedes consultar al pediatra. 

SIGUE LEYENDO: 5 básicos en el cuidado y la higiene del pene de un bebé


publicidad

publicidad

publicidad