publicidad

5 dudas frecuentes sobre el flujo vaginal tras el parto
Embarazo y Bebé

5 dudas frecuentes sobre el flujo vaginal tras el parto

Tener flujo vaginal tras el parto es normal, pero se debe estar atenta a algunos cambios. Foto: FREEPIK

El flujo vaginal tras el parto se conoce como loquios y todas las mujeres que se convierten en madres lo tienen durante algunas semanas

Los cuidados después de dar a luz son muy importantes en la salud de la mujer, pues el cuerpo presenta diversos cambios a los que debemos estar atentas, entre los que destaca el flujo vaginal tras el parto.

Tener secreción vaginal después del parto puede generar muchas dudas y por ello, aquí te aclaramos algunas de las más frecuentes.

(Foto: Freepik) 

En obstetricia, el flujo vaginal posparto se conoce como loquios y es una secreción completamente normal que contiene principalmente sangre, moco y tejido placentario. Pero ¿sabes por qué ocurre y cuánto tiempo debería durar? Sigue leyendo para conocer todo al respecto.

Flujo vaginal después del parto o loquios

Los loquios son uno de los síntomas que experimentan todas las mujeres después del parto, sin importar si su bebé nació por parto vaginal o por cesárea. Existen muchas dudas alrededor de estas secreciones y a continuación, le damos respuesta a las más comunes, toma nota:

(Foto: Pexels) 

1. ¿Por qué ocurren los loquios?

Las pérdidas o secreciones vaginales con sangre, mucosidad y tejido del útero después del parto son normales y ocurren debido a la herida que deja la placenta en la cavidad uterina.

Durante el embarazo, la placenta se fija en la capa interna del útero mediante una red de vasos sanguíneos, por lo que cuando se expulsa, causa una rotura de dichos vasos y como consecuencia, hay sangrado.

Lo normal es que en los primeros días después del parto, el flujo vaginal sea tan intenso como el periodo menstrual, pero poco a poco debería ir disminuyendo.

TAMBIÉN LEE: 5 cosas a las que debes estar atenta cuando se te rompe la fuente 

2. ¿Cuánto dura el flujo vaginal tras el parto?

Generalmente, el flujo vaginal tras el parto o loquios dura aproximadamente dos semanas, aunque en algunos casos, se puede prolongar hasta seis.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el rango normal de duración de los loquios es de entre 22 y 34 días, aunque en el 20% de los casos, se alarga alrededor de 40 días. Sin embargo, es importante resaltar que ni la cantidad ni la duración es igual en todas las mujeres.

Pueden influir los embarazos múltiples, haber sido madre anteriormente o haber tenido un bebé muy grande.

3. ¿Cuántos tipos de loquios existen?

Como lo mencionamos, en principio el flujo vaginal tras el parto puede ser muy abundante y con demasiada sangre, pero poco a poco se va modificando hasta desaparecer. De manera que se pueden distinguir al menos tres tipos de loquios:

-Rojos. Ocurren durante los primeros tres días y es un sangrado similar al de la menstruación, incluso pueden expulsarse coágulos.

-Sanguinolentos. De acuerdo con Mayo Clinic, pueden ocurrir una semana después del parto y su color es principalmente rosáceo o marrón rosado. Su consistencia es acuosa.

-Alba. Después de la segunda semana, puede presentarse este tipo de loquios que es un flujo de color blanco amarillento, puede ser algo cremoso. 

4. ¿Cuáles son las señales de un flujo vaginal anormal?

Tener loquios después del parto es completamente normal y no conlleva ningún riesgo, pero es importante observar cómo evoluciona el flujo vaginal, pues también podría ser señal de problemas, especialmente cuando notamos que es abundante y con coágulos durante más de tres días, si el olor es desagradable (fétido) o si hay fiebre.

En esos casos, podría ser la señal de una infección que debe atenderse de inmediato, por lo que se debe poner mucha atención.

5. ¿Cómo debe ser mi higiene íntima tras el parto?

Lo ideal es que laves tu zona genital con agua tibia y un jabón neutro o especializado en salud íntima todos los días. También se debe procurar limpiarse de adelante hacia atrás después de ir al baño, pues así se evita contaminar el área vaginal con las bacterias anales.

Después del lavado se debe secar a la perfección con una toalla limpia la zona íntima antes de ponerse la ropa interior para evitar la acumulación de humedad.

No se recomienda el uso de toallitas húmedas, lo mejor es lavar directamente con agua y jabón. En cuanto a la ropa interior, debe ser de algodón y que no quede demasiado apretada. Las toallas sanitarias no deben tener perfumes ni aditivos, pues podrían alterar las bacterias vaginales y favorecer las infecciones.

¿Conocías todo acerca del flujo vaginal tras el parto o loquios?

SIGUE LEYENDO: 5 cosas que nunca deberías hacerle a un bebé 

(Con información de WebConsultas, Consumer y Mayo Clinic) 


publicidad

publicidad

publicidad