publicidad

5 cosas a las que debes estar atenta cuando se te rompe la fuente
Embarazo y Bebé

5 cosas a las que debes estar atenta cuando se te rompe la fuente

El momento en que se te rompe la fuente puede ser crucial para un parto seguro. Foto: PIXABAY

Toda embarazada debe estar preparada para el momento en que se le rompe la fuente, pero sobre todo, debe saber reconocer cuándo es normal y cuándo no tanto

  • SUSANA CARRASCO
  • 12/11/2020
  • 13:23 hrs.

Uno de los momentos más emocionantes y al mismo tiempo aterradores durante el embarazo es cuando se rompe la fuente, pues marca el inicio del trabajo de parto. Si eres primeriza, es posible que no tengas mucha idea de cómo identificarla o de si hay problemas, por ello, te decimos cuáles son las cosas a las que debes estar atenta cuando llegue ese momento.

Es posible que sientas curiosidad por saber cuándo romperás la fuente exactamente, cómo te sentirás y, sobre todo, lo que debes hacer.

(Foto: Pixabay) 

Para asegurar el bienestar de tu bebé, es fundamental que te mantengas atenta a algunas señales en cuanto detectes que se te rompió la fuente. Sigue leyendo para conocer todo al respecto.

Lo que debes observar cuando se rompe la fuente

Expertos de Mayo Clinic, indican que durante el embarazo, el bebé está rodeado y protegido por un saco membranoso lleno de líquido llamado saco amniótico. Al principio del trabajo de parto o durante, esas membranas se rompen y es lo que da lugar a la ruptura de la fuente.

1. Señales de que se rompió la fuente

Lo primero a lo que debes poner atención es a las señales que indicarían que rompiste la fuente o rompiste aguas y al respecto, la mayoría de las veces se experimenta una sensación de humedad en la vagina, una fuga intermitente o constante de pequeñas cantidades de un líquido acuoso en la vagina.

(Foto: Pexels) 

En otros casos, sale más bien un chorro de agua que hace más evidente el momento.

Lo ideal es que, si sospechas que se rompió la fuente llames al médico para asegurarte, especialmente si solo sientes humedad o un goteo líquido.

TAMBIÉN LEE: ¿Qué es la placenta envejecida y cómo afecta al embarazo

2. Dolor

Algunas mujeres sienten un alivio de la presión del útero en cuanto se les rompe la fuente, mientras que para otras, causa más molestias durante las contracciones.

(Foto: Pexels) 

Todo depende de la etapa del parto en que se te rompa la fuente y lo mejor es que preguntes directamente a tu médico. Lo que es un hecho es que en el momento justo en que se rompe la fuente no es normal sentir dolor, de ser así, llama de inmediato al experto.

3. Tiempo

Generalmente, cuando se rompe la bolsa del líquido amniótico inmediatamente empieza el trabajo de parto o incluso puede ya estar sucediendo con las contracciones.

Pero en otros casos, se puede romper la fuente mucho antes de que comience el parto, lo que hará necesario que tu médico haga una inducción del trabajo de parto.

Cuanto más tarde este procedimiento en iniciar después de romper la fuente, mayor será el riesgo de que tú o el bebé contraigan una infección.  

4. Ruptura demasiado prematura

Algunas mujeres rompen la fuente antes de la semana 37 de embarazo, lo que se conoce como rotura prematura de membranas.

En esos casos, puede haber no solo infección materna o fetal, también desprendimiento de placenta y problemas en el cordón umbilical. Si esto te sucede, el médico puede recomendar el parto inducido, pero si no hay signos de infección, la investigación sugiere que se puede permitir que el embarazo continúe de manera segura siempre y cuando haya una estricta vigilancia.

El parto se puede retrasar, pero se deben administrar antibióticos para prevenir complicaciones.

5. Color y olor

Otra de las cosas a las que debes poner atención cuando se te rompe la fuente es el color y el olor del líquido amniótico.

Lo ideal es que sea transparente y sin ningún aroma. Incluso puedes tomar un poco con papel higiénico para revisarlo más de cerca y asegurarte de que es correcto.

Si notas que es más bien verde, amarillento u oscuro, acude de inmediato a los servicios de emergencia, ya que puede tratarse de meconio, es decir, que tu bebé defecó dentro de su saco amniótico, lo que podría ponerlo en riesgo de aspirar la suciedad y sufrir complicaciones.

Ahora que ya sabes todo acerca del momento en que se te rompe la fuente, puedes estar más tranquila y preparada para el día en que al fin conozcas a tu bebito.

SIGUE LEYENDO: 5 mejores ejercicios con pelota para embarazadas 

(Con información de Vix y Mayo Clinic)  

publicidad

publicidad

publicidad