publicidad

5 básicos en el cuidado y la higiene del pene de un bebé
Embarazo y Bebé

5 básicos en el cuidado y la higiene del pene de un bebé

Los cuidados del pene de un bebé son básicos para conservar su buena salud. Foto: Pixabay

Las madres primerizas suelen cometer varios errores al lavar el pene de un bebé, como jalar el prepucio o usar supuestos productos especiales

  • SUSANA CARRASCO
  • 17/06/2020
  • 13:26 hrs.

Tener un bebé por primera vez es todo un reto y una de las dudas principales que surgen en esta etapa es cuáles son los cuidados que requiere el pene de un bebé, pues existen muchos mitos al respecto y algunos en lugar de ser benéficos, pueden causar complicaciones graves en la salud del pequeñito.

Por ello, es fundamental que sepas cuáles son los básicos en el cuidado y la higiene de esta zona tan delicada en el bebé, pues cualquier descuido podría resultar en algunas complicaciones.

Tampoco debes asustarse u obsesionarte con hacer todo a la perfección, simplemente debes estar al pendiente de los cuidados necesarios y con la práctica, será mucho más sencillo. Así que toma nota si tienes un pequeño varón en casa.

Cuidado e higiene del pene de un bebé

El cuidado de la piel de un bebé es muy importante y aún más lo es la zona de los genitales, pues es especialmente delicada. En el caso de los varones, existen reglas básicas en el cuidado e higiene del pene que toda madre primeriza debe tener muy en cuenta.

1. Higiene diaria

Debido a la presencia de orina y heces frecuentes en la zona y la poca ventilación que brinda el pañal, hay una alta propensión a las infecciones, por lo que es fundamental que todos los días se haga un lavado correcto de la zona íntima del bebé, asegurándose de usar jabón suave y secar a la perfección. 

2. Pene no circuncidado

Este punto es fundamental para el cuidado del pene del bebé, ya que determinará la técnica que usaremos para limpiar la zona. Según Mayo Clinic, si el pene no está circuncidado, habrá un pliegue de piel llamada prepucio que recubre al glande (fimosis) y en esos casos, solo es necesario lavar con agua y jabón suave sin aroma durante el baño. No es necesario usar productos de limpieza especiales.

Sin embargo, se debe tener precaución con no mover el prepucio del bebé hacia atrás en las primeras semanas, forzarlo puede causar dolor, desgarros y sangrado. Consulta el médico si el bebé presenta molestias al orinar, especialmente si el prepucio se llena de orina o se hincha como un globo o si hay piel irritada, que pica o está inflamada.

A medida que el bebé crezca, el prepucio del pene no circuncidado empezará a separarse de la punta y permitirá retraerlo. En cuanto eso suceda, se debe mover el prepucio del bebé hacia atrás con suavidad, lavar el área cubierta con agua y jabón, enjuagar, secar cuidadosamente y reacomodar el prepucio sobre el glande. Enseña al niño este método de limpieza para que lo haga toda su vida.

TAMBIÉN LEE: Guía para cortar las uñas de un bebé por primera vez en casa

3. Pene circuncidado

Si decides circuncidar al bebé, debes tener en cuenta otros cuidados. Generalmente se recomienda mantener un vendaje en la cabeza del pene hasta que sane por completo y se debe mantener el área lo más limpia posible con agua y jabón suave, de preferencia cada vez que se cambia el pañal. 

Una vez que la herida ha sanado, la American Academy of Pediatrics señala que no se necesitará ningún cuidado adicional más que la higiene diaria de la zona. Si queda un pedazo de prepucio en el pene, solo se debe retraer la piel suavemente cada vez que se bañe para limpiar bien.

4. Limpia bien después de cambiar el pañal

Los básicos en el cuidado del pene del bebé también requieren que limpies bien toda la zona genital en cada cambio de pañal, eso incluye el pene, los testículos y el ano, ningún pliegue se debe quedar sin limpiar. También es importante que no retires el pañal inmediatamente, es conveniente esperar unos segundos después de desabrocharlo porque los varones pueden orinar justo en ese momento.

5. No exageres

Los cuidados y la higiene del pene de un bebé no deben ser excesivos, basta con hacerlo durante la hora del baño y sin el uso de supuestos productos especiales como cremas o jabones para el lavado del pene. Basta un jabón neutro y suave, la técnica correcta dependiendo de si el pene del bebé es circuncidado o no, enjuague con abundante agua y secado con una toalla limpia.

Ante cualquier duda siempre consulta al pediatra, no uses remedios caseros ni creas en los mitos populares, recuerda que los genitales del bebé son una parte muy delicada así que cualquier complicación debe tratarse en manos de un especialista.

SIGUE LEYENDO: 5 formas en que un bebé demuestra su amor en su primer año de vida


publicidad

publicidad

publicidad