publicidad

Otros

Vivir cerca del tráfico es nocivo para los riñones

El aire contaminado puede reducir la capacidad de filtrado del órgano, por lo que se corre más riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

  • 17/05/2013
  • 07:30 hrs.

Vivir cerca de una carretera congestionada podría resultar en una reducción de la función renal, lo que podría, a su vez, aumentar el riesgo de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular de las personas, según un estudio reciente.

En el estudio participaron más de mil 100 adultos que fueron admitidos a un hospital del área de Boston tras sufrir un accidente cerebrovascular entre 1999 y 2004. La mitad de los participantes vivían en un radio de casi un kilómetro de una carretera importante. El resto vivía a una distancia de hasta casi 10 kilómetros.

Los voluntarios se sometieron a dos pruebas para medir qué tan bien funcionaban sus riñones. Primero, una prueba de sangre evaluó su nivel de creatinina, y posteriormente se analizó la tasa de filtración glomerular —que muestra qué tan bien los riñones filtran y eliminan la creatinina del organismo— ya que una tasa baja de filtración indica una peor función renal.

Asimismo, tomaron en cuenta su edad, sexo, raza, si fumaban o no y los tratamientos anteriores por enfermedades cardiacas u otras afecciones subyacentes, a lo que las pruebas arrojaron que los pacientes que vivían más cerca de una carretera ajetreada tenían la tasa de filtración glomerular más baja.

Sin embargo, aunque el estudio relacionó el hecho de vivir cerca del tráfico congestionado con un daño posible en la función renal, no estableció causalidad.

"Si son causales, estos resultados implican que las exposiciones asociadas con vivir cerca de una carretera importante contribuyen a una reducción en la función renal, un factor de riesgo importante para los eventos cardiovasculares", escribieron los investigadores.

Afirmaron que sus conclusiones se basaron en que “la contaminación provocada por el tráfico puede llevar a una acumulación de placa arterial y cambios en las arterias periféricas, a la cual los riñones son muy susceptibles; por tanto, vivir cerca de una carretera con un tráfico congestionado podría contribuir a unos efectos negativos de la contaminación atmosférica sobre la salud cardiaca”.

Para finalizar, los autores estimaron que vivir muy cerca de una carretera importante se asociaba con una tasa de muertes cardiovasculares un 4% más elevada y un riesgo del 1% más elevado de muerte por cualquier causa, en comparación con las personas que viven a por lo menos unas millas de distancia. (Con información de Medline Plus)

publicidad

publicidad

publicidad