publicidad

Otros

Tu perro puede manipularte para conseguir más comida

Pusieron a prueba su capacidad de engañar para conseguir lo que querían

  • 27/03/2017
  • 11:06 hrs.
Los perros son cariñosos, lindos, juguetones, pero son muy inteligentes y astutos, tanto que son capaces de conseguir lo que quieren. Aunque creas que esto no es posible, por que han sido catalogados como obedientes y fieles. Debes saber que la comida es su debilidad y pueden crear varios trucos para ponerte a prueba y conseguir lo que desean.

Un estudio publicado en Animal Cognition, muestra como pueden desarrollar su inteligencia cuando quieren obtener comida.

Marianne Heberlein, experta en la cognición de los perros en la Universidad de Zurich, en Suiza, quería poner a prueba la capacidad de los animales de usar el engaño para conseguir lo que quieren de los seres humanos.

Perritos a prueba


La experta junto a varios perritos con dos socios, uno que le da golosinas y otro que no.

Cuando los perros aprendieron cuál de los dos era el sujeto cooperativo y cuál era el competitivo, se les dio a los animales la oportunidad de dirigir a cada socio una de las tres cajas que contenían cosas distintas. Una tenía una salchicha jugosa, otra una galleta seca y la tercera estaba vacía.

Después de cada ensayo, llevaron a su dueño a una de las cajas, y el dueño les permitiría comer lo que habría dentro. Esto sirvió como incentivo para engañar a la pareja competitiva llevándolos a la caja vacía antes de guiar a su dueño a la caja con la comida deliciosa. Y eso es exactamente lo que hicieron.

En más de dos días de pruebas, los perros llevaron con más frecuencia al socio de cooperación a la caja de salchichas, de lo que llevaban al socio competitivo.

Demostraron su astucia


Heberlein se sorprendió de la rapidez con que algunos perros se dieron cuenta del comportamiento óptimo. Alguno de ellos, llevaron al personaje competitivo a la caja vacía desde la primera prueba, arreglándose para obtener la mayor cantidad de golosinas.

“Eran muy capaces de diferenciar entre los dos socios. No había ningún paso adicional para el aprendizaje necesario”, explicó Heberlein. Otros animales, como los monos, a menudo necesitan decenas de repeticiones para aprender lecciones similares, asegura la especialista.

Podríamos decir que son más astutos de lo que creemos, pero en su defensa, todas las personas haríamos lo mismo, cuando de incentivos se trata.

(Redacción Sumédico)

publicidad

publicidad

publicidad