publicidad

Tripofobia: el miedo a los patrones de figuras
Otros

Tripofobia: el miedo a los patrones de figuras

Esta condición no está reconocida, pero se estima que afecta a 25% de la población

  • MARILUZ ROLDÁN VERA
  • 27/02/2019
  • 18:45 hrs.

Si te provoca miedo, ansiedad o repulsión ver patrones de figuras muy juntas, especialmente círculos o rectángulos, es muy probable que tengas tripofobia, una condición que presenta aproximadamente 25% de la población.





Su nombre proviene del griego trypo, que significa agujero o perforación y aunque este temor ha ganado popular desde hace algunos años, no está reconocido en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, debido a que no existen los estudios suficientes sobre el tema.





Te recomendamos: Las 7 fobias más comunes y cómo conocerlas









Síntomas y tipos de tripofobia





La tripofobia es muy común y se detona cuando la persona observa un conjunto de agujeros de tamaño similar y que se encuentran pegados entre sí. Ver este patrón provoca sensación de ansiedad, miedo y repulsión, algunos incluso pueden sufrir taquicardia, náuseas, temblores, dificultad para respirar, dolor de cabeza, comezón y sentir que se les enchina la piel.    





Existen dos tipos de tripofobia, el primero es en la piel, y está relacionado con sentir miedo a erupciones o afecciones cutáneas que se ven como patrones.





El segundo tipo se denomina tripofobia extrema y en estos casos quien la padece presenta muy bajo nivel de tolerancia para observar patrones de diversos tipos, como panales de abeja y gusaneras.





Quienes padecen este tipo de tripofobia pueden ver afectado su desarrollo, ya que encontrar alguna imagen que desate el temor puede bloquear algunas de sus actividades en la vida cotidiana.  





En internet se ha vuelto muy común ver imágenes de hoyos o  rectángulos en piel u otras superficies, las cuales pueden funcionar como un test para determinar si tienes esta fobia. Como no es un miedo reconocido totalmente no se ha determinado un tratamiento, pero quienes lo padecen pueden acudir al psicólogo para controlarlo.


publicidad

publicidad

publicidad