publicidad

Tras cuarentena covid no será el único problema de salud en oficinas
Covid-19

Tras cuarentena covid no será el único problema de salud en oficinas

El confinamiento provocó que los edificios de oficinas permanecieran vacíos, lo que podría causar la aparición de distintas enfermedades

  • MELISSA SIERRA
  • 27/05/2020
  • 11:20 hrs.

Desde que el brote por covid-19 fue considerado como una emergencia sanitaria mundial, el confinamiento social se convirtió en la principal medida de mitigación de la pandemia, por lo que millones de personas en el mundo comenzaron a trabajar desde sus casas.

Debido a ello, un gran número de edificios de oficinas fueron desocupados y cerrados hasta ahora, lo que ha preocupado a especialistas en salud, pues un edificio vacío podría ser un foco de infección de distintas enfermedades si no se toman las medidas precautorias pertinentes.

La mayor preocupación de un edificio que se quedó sin gente durante meses, son las tuberías, pues el desuso de éstas puede provocar el estancamiento de agua donde se genera el ambiente propicio para la aparición de microorganismos y bacterias.

Por lo anterior, especialistas en ingeniería de la Universidad de Purdue en Estados Unidos, han advertido sobre los riesgos sanitarios que un edificio vacío conlleva, con el objetivo de crear conciencia sobre el problema químico y microbiológico que el agua estancada puede provocar, pues "los edificios no están diseñados para ser abandonados durante meses".

También lee: ¿Cuál es el riesgo de contraer covid-19 en un gimnasio?

Problemas de salud del agua estancada

En la advertencia publicada por los especialistas, se menciona que el mayor problema de salud provocado por el agua estancada es la aparición de la bacteria Legionella pneumophila, causante de la legionelosis o enfermedad del legionario.

Este tipo de microorganismo aparece comúnmente en los sistemas de agua de los edificios, pero los encargados de mantenimiento desinfectan el agua que viaja por las tuberías para prevenir la propagación de la bacteria. Sin embargo, a causa del cierre de las oficinas, es probable que este ciclo de desinfección se haya detenido.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), la Legionella suele multiplicarse en ambientes de agua fresca, y se transmite a través del aire por medio de gotitas de agua lo suficientemente pequeñas para ser inhaladas.

Esta bacteria provoca un tipo de enfermedad respiratoria que puede manifestarse de forma leve, como una gripe, o en sus casos más graves, una neumonía. Esta enfermedad puede propagarse a través del aire acondicionado, los grifos de los lavabos, el retrete y las fuentes o accesorios decorativos con agua.

Debido a lo anterior, los especialistas informan que una vez que los trabajadores regresen a las oficinas tras el fin del confinamiento por covid-19, si no se toman las medidas de seguridad adecuadas, existe la posibilidad de que esta enfermedad se propague entre los oficinistas.

También lee: ¿Pueden los atomizadores "limpiar" el aire del covid-19?

Este padecimiento afecta principalmente a las personas que tienen un sistema inmune comprometido, de manera que los sobrevivientes de covid-19 podrían presentar mayor riesgo de infección.

"Los pacientes de covid-19 y los sobrevivientes podrían ser más vulnerables a esto, así que cuando regresen a trabajar podrían tener que preocuparse por otra infección".

Los autores de la publicación mencionan que no hay suficientes estudios sobre los riesgos sanitarios del agua que permaneció estancada durante meses, por lo que además de la legionelosis, los trabajadores podrían enfrentarse a problemas de salud inesperados, provocados por moho o bacterias no tuberculosas.

Este problema de salud pública también podría afectar plazas comerciales, hoteles, gimnasios y otro tipo de inmuebles que permanecieron abandonados durante el confinamiento, por lo que el mantenimiento de las tuberías debe ser una prioridad para los dueños y autoridades sanitarias, indica la advertencia.

"Se identificó que la responsabilidad de la seguridad del agua del edificio era compartida entre el propietario del edificio, el proveedor de agua potable y las autoridades de salud pública locales y estatales", por lo que se deben instaurar medidas de prevención en los inmuebles antes de que los trabajadores regresen a sus actividades cotidianas tras el fin de la pandemia.


publicidad

publicidad

publicidad