publicidad

Otros

Trabajar en bares puede dañar los oídos

Estudio irlandés encontró que las personas que se someten a más de 85 decibeles al día por 8 horas o más pueden quedar sordas permanentemente.

  • 21/09/2012
  • 12:44 hrs.

 De acuerdo con un estudio irlandés, publicado en International Journal of Noise & Health, las personas que laboran en centros nocturnos, están expuestos a sonidos de altos decibeles, situación que pueden provocar que su capacidad auditiva peligre.

El mismo estudio, apuntó que en muchos de estos lugares, se desconoce la norma sobre qué nivel de ruido es seguro para la salud humana, y por lo tanto no protege a sus empleados de los posibles riesgos, y los empleados tampoco son conscientes de ello.

Para corroborar qué tan grave es el problema, los científicos evaluaron la exposición al ruido de dos empleados en nueve clubes nocturnos distintos en Dublín, la edad promedio de los trabajadores era de 25 años, y habían trabajado en bares durante cinco años.

Para lograr el objetivo, se colocó un medidor de nivel de sonido en el bar en la parte más cercana de la pista de baile, y se colocó un dosímetro en la camisa de cada participante. Los gerentes de los bares también completaron un cuestionario, y se les entrevistó sobre la legislación de salud y seguridad relacionada con el ruido.

Los resultados arrojaron que en promedio, estos empleados que trabajan 20 horas a la semana, recibieron sonidos a 92 decibeles.

Entre las  11:30 p.m. y la 1 a.m., los niveles de ruido de los clubes aumentaron 7 decibeles en promedio. Un aumento de tres decibeles equivale a duplicar el nivel de presión del sonido.

Al respecto, la autora del estudio Aoife Kelly, investigadora del Instituto de Tecnología de Dublín, apuntó que, con el tiempo, una exposición al ruido mayor de 85 decibeles durante ocho horas al día puede llevar a una pérdida permanente de la audición.

Los gerentes de los clubes nocturnos tenían poco conocimiento de la legislación sobre el ruido, según un comunicado de prensa del instituto. Apenas dos de los clubes que participaron en el estudio hicieron evaluaciones de riesgo. Ninguno de los clubes ofrecía a los empleados pruebas de oído, ni entrenaban al personal sobre los riesgos de salud de la exposición al ruido.

Aunque las leyes sobre seguridad laboral de la Unión Europea obligan a que se provea seguridad auditiva a los trabajadores expuestos a más de 85 decibeles, solo dos clubes ofrecían esta protección. Solo uno en realidad exigía a los empleados que la usaran.

Kelly apuntó que más personas deben conocer las regulaciones sobre la exposición al ruido, y que más gerentes de clubes deben cumplir con la legislación. (Medline)

publicidad

publicidad

publicidad