publicidad

Otros

Todos tenemos sensibilidad dental

Cuando los dientes son demasiado sensibles debe atacarse el problema que causa dicha condición, señaló especialista a SUMEDICO.

  • 10/10/2012
  • 16:42 hrs.

Tener dientes sensibles ocurre cuando una persona experimenta molestias al consumir alimentos calientes o fríos, o incluso cuando siente un intenso dolor punzante por dentro del diente, es decir en la pulpa dentaria, pero la sensibilidad dental es diferente, porque está todos la presentamos y puede que sea baja, es decir que no notemos molestias al consumir alimentos o bebidas muy calientes o muy frías, o alta si es que las experimentemos, dijo a SUMEDICO el odontólogo Mariano Juárez Chávez.

El experto indicó que cuando una persona no experimenta síntomas ante el contacto con temperaturas extremas, con sustancias ácidas o dulces, al cepillarse los dientes, o someterse a limpiezas de consultorio, el diente está sano, “no hay problemas periodontales o de encías, ni directamente en los dientes como caries”, dijo.

Pero cuando si se llegan a experimentar problemas de este tipo, presentes en una de cada seis personas, algunas veces basta con un dentífrico especial para tratar dientes sensibles, así se “recubre el esmalte del diente que puede estar desgastado, hay otros para desinflamar las encías (gingivitis), o incluso si hay infecciones el tratamiento ya es otro, con antibiótico tomado”, dijo.

“Aquí lo que tratamos es de devolver al diente su estado sano, es decir que el esmalte de nuevo forme la capa llamada cemento radicular que nos va ayudar a proteger la raíz del diente, que queda expuesta a la superficie cuando el diente se vuelve poroso por el desgasta del esmalte”, apuntó.

Pero la molestia no se presenta únicamente al momento en que el diente entra en contacto con la sustancia que lo daña, sino que incluso puede afectar de forma crónica el estado de ánimo de la persona y su calidad de vida va en detrimento porque empieza a dejar de hacer cosas que le gustan o probar alimentos por miedo a sentir el punzante dolor, debido al daño que recibe el nervio dentario.

“Ese dolor incluso evita que las personas acudan a su limpieza semestral o implica que se laven los dientes menos, y esto en realidad solo agrava el problema, el paciente debe lavarse los dientes luego de cada comida, en especial si fue algo dulce, si fue algo ácido lo mejor es enjuagar con agua y esperar una hora para cepillar, porque es como meter los dientes a sustancias corrosiva y luego encima tallar, se desgastan más”, explicó.

Otros de los daños que pueden incrementar la sensibilidad dental, es tener una cuarteadura, o golpes internos, que de igual modo dañan el esmalte, pero en caso de tener dientes fracturados, puede dejar más expuesta la pulpa y por lo tanto el daño y el dolor son mayores.

Finalmente recordó que no hay que esperar a tener sensibilidad dental alta para cuidar la salud bucal sino incluso prevenir estas molestias utilizando pastas con flúor, de vez en cuando ocupar dentífricos para dientes sensibles, aún nuestros dientes están sanos, siempre tener una correcta higiene y ante cualquier síntoma acudir con el dentista y no esperar a no aguantar el dolor o tener la cara hinchada para revisarse.

(*) Mariano Juárez Chávez
Odontólogo por la UNAM
midentista.marojuch@gmail.com

publicidad

publicidad

publicidad