publicidad

Otros

Suplementos no aportan más que los alimentos

Este tipo de productos no deben consumirse, salvo que se haya demostrado que el gasto energético fue mayor que el consumido, dijo experto.

  • 23/11/2012
  • 11:26 hrs.

 Los deportistas siempre buscan estar en la mejor forma posible para desempeñarse bien, pero en ocasiones optan por medidas poco sanas para ellos como los suplementos nutricionales, tanto para desarrollar músculo, como para perder peso, pero esto no es correcto, dijo Delfín Galiano, médico e investigador en salud y actividad física.

El experto español indicó que este tipo de productos no son inocuos y que tampoco aportan cosas extras o mejores que los alimentos que la naturaleza ofrece, por el contrario, “desconocemos qué daños puedan ocasionarle al cuerpo, y hay tantos que podríamos hacer un menú de degustación”, dijo.

Durante un desayuno organizado por la Comisión de Nutrición y Hábitos Saludables del Comité Olímpico Español (COE), el médico, quien ha trabajado con las selecciones españolas de basquetbol  y  tenis, consideró que los deportistas solo deben consumir suplementos cuando "haya constancia de que ha habido mayor gasto que ingesta de un determinado elemento" .

Esto fue corroborado por deportistas como Andrea Fuentes, de natación sincronizada, y Nicolás García, de taekwondo, que coincidieron en pedir que en los centros de alto rendimiento, el nutricionista trabaje de oficio y de forma continuada con los deportistas, y no solo a petición de estos cuando tienen problemas.

Andrea comentó esto porque hace un tiempo cayó en la tentación de realizar una dieta de proteínas para bajar de peso, y lo logró, sin embargo estaba enferma por dentro y tenía malestares.

Pero cuando se acercó con un especialista en nutrición, revisó de donde su cuerpo tomaba la energía para realizar en deporte, le dio una alimentación adecuada y "llegamos a los olímpicos con la mejor figura, la mejor salud y más fuerza que nunca", afirmó Fuentes.

Por su parte Nicolás García coincidió en que, tras consultar con un nutricionista que él mismo pagó de su bolsillo, aprendió "a comer y a dormir", y pronto percibió los cambios. "Rendía mucho más en los entrenamientos, me recuperaba mucho mejor y hasta lo noté en mis estudios de Arquitectura.

Antes terminaba los entrenamientos agotado y no podía ni ir a clase, me quedaba en la cama", dijo, y agregó que también ve mal envolverse en plásticos para perder peso, porque no funciona, “solo deshidrata y al otro día no puedes moverte”. (El Universal)

publicidad

publicidad

publicidad