publicidad

Supervivencia a largo plazo después de infarto dependería de vivienda
Corazón

Supervivencia a largo plazo después de infarto dependería de vivienda

foto en portada: pixabay.com

Las personas de menores ingresos tienen tasas más altas de tabaquismo. Además, el estrés a largo plazo puede aumentar la inflamación en el cuerpo

El impacto del estilo de vida en el corazón va más allá de que una mala alimentación tape nuestras arterias. Una nueva publicación de la American Heart Association (AHA) menciona que si sufrimos un ataque cardíaco y logramos sobrevivirlo, el lugar donde vivimos puede influir en nuestra supervivencia a largo plazo.

La investigación de la AHA, liderada por el doctor Adam Berman, se publicó el pasado 23 de noviembre y menciona que el nivel socioeconómico está relacionado con que la persona viva después de diez años.

Puedes leer: Encuentran posible "arma" contra los problemas del corazón

Colonia pobre, menores probabilidades de vivir: ¿Cuál es el impacto del estilo de vida en el corazón?

En 2009, investigadores de Calgary, Canadá, publicaron un artículo en el journal Current Cardiology Reviews donde indicaban que la falta de vivienda y el aumento de la pobreza son estados complejos de existencia puros que afectan a todas las edades.

“Se asocian con una carga superior de morbilidad y mortalidad por enfermedades cardiovasculares a la que presenta la media en adultos. Sus causas son internas y externas a las propias personas sin hogar”, concluyeron los autores en esa ocasión sobre el impacto del estilo de vida en el corazón.

Diez años más tarde, en julio de 2019, los National Institutes of Health (NIH) de Estados Unidos mencionaron que las personas con ingresos más bajos tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades como cáncer, diabetes y ataques cardíacos.

Parte de este riesgo, explican los NIH, es que las personas de bajos recursos tienen un acceso reducido a la atención médica y los factores del estilo de vida también influyen.

“Las personas de menores ingresos tienen tasas más altas de tabaquismo. Además, el estrés a largo plazo puede aumentar la inflamación en el cuerpo”, señalan los NIH

También te puede interesar: ¿Te puedes morir del miedo?

El doctor y becario de cardiología en el Brigham and Women’s Hospital, Adam Berman, indicó en el artículo de la AHA que esto significa que la atención no solo debe centrarse en los problemas médicos del paciente, sino en toda su persona, en los recursos con los que cuenta y el lugar en donde vive.

Para su investigación sobre el impacto del estilo de vida en el corazón, Berman realizó un estudio de cohorte con pacientes mayores de 50 años que tuvieron un infarto de miocardio y fueron atendidos en dos centros médicos entre 2000 y 2016. A estos se les preguntó dónde vivían y dicha dirección se asignó a unos bloques censales, para los cuales los investigadores obtuvieron el nivel de estrés socioeconómico usando un puntaje llamado “Neighborhood Stress Score”.

Un estudio de cohorte es aquel en el que se evalúa la frecuencia de un mismo evento en dos poblaciones y una de ellas tiene un factor que no se encuentra presente en el otro grupo.

“La desventaja socioeconómica se asoció con una mayor mortalidad cardiovascular entre los pacientes que tuvieron un infarto de miocardio a una edad temprana. Nuestros hallazgos sugieren que los factores de la colonia tienen un efecto importante en la supervivencia posterior al infarto de miocardio”, concluyeron los investigadores de la American Heart Association.


publicidad

publicidad

publicidad