publicidad

Corazón

Si te duelen las piernas, atiéndete

El dolor de piernas que te obliga a detenerte podría ser una enfermedad arterial periférica que causa desde úlceras hasta la muerte.

  • 13/02/2012
  • 09:29 hrs.

Se trata de una enfermedad arterial periférica, en la que no llega oxígeno a las extremidades inferiores y por lo tanto las personas experimentan un intenso dolor en los muslos o en las pantorrillas, y para sanarlo deben detenerse por completo, por ejemplo a mirar un escaparate, y por ello le han llamado así.

Esta enfermedad, que se presenta al caminar o hacer ejercicio físico, y que en algunos pacientes además de dolor provoca calambres, entumecimiento, y cansancio muscular que se relaciona con el dolor óseo, ataca más a los hombres que a las mujeres y las estadísticas señalan que la presenta el 10% de la población mayor de 60 años.

Información de la Fundación Española del Corazón revela que la principal causa de esta enfermedad es la arterioesclerosis, y las mujeres naturalmente están protegidas contra ella, razón por la que son menos propensas a presentar la enfermedad de los escaparates.

De acuerdo con la fundación esta enfermedad resulta ser un indicador de riesgo de cardiopatía isquémica, pero usualmente no se trata a tiempo porque no se le presta atención a la enfermedad de los escaparates, y cuando llegan a atención médica, la enfermedad ya está muy avanzada.

Cuando la enfermedad ya está avanzada, los especialistas la definen como una patología discapacitante, e incluso en estado de reposo las personas experimentan los síntomas , y pueden formarse desde úlceras hasta gangrenas que necesitarán amputación o que incluso pueden causar la muerte.

¿Cómo saber la gravedad?

Para definir la gravedad de la enfermedad, se debe de medir la distancia recorrida desde el momento en que se comienza a realizar la actividad hasta que aparece el dolor, obligando al paciente a detenerse. Existen cinco estadios de la enfermedad:

  • Paciente asintomático o con síntomas inespecíficos
  • Claudicación intermitente no incapacitante (más de 150 metros).
  • Claudicación intermitente incapacitante (menos de 150 metros)
  • Dolor en reposo
  • Isquemia grave con lesiones tróficas (ulceración y gangrena)

Y para prevenirla, la fundación recomienda

  • Dejar el tabaco
  • Hacer ejercicio de manera regular
  • Controlar colesterol
  • Controlar diabetes
  • Controlar hipertensión arterial
  • Cuidar los pies de traumatismos o infecciones
  • Se puede elevar la posición de los pies al dormir para mejorar la circulación (Con información de 20 minutos)

publicidad

publicidad

publicidad