publicidad

Si duermes menos comes más, ¿por qué?
Sobre peso y obesidad

Si duermes menos comes más, ¿por qué?

Fotografía: Xataka

Las personas que duermen menos de 5 horas producen mayores niveles de grelina y un descenso mayor de los niveles de leptina; las llamadas "hormonas del hambre".

  • INGRID SILVA
  • 07/08/2020
  • 20:39 hrs.

Muchas personas se preguntan si dormir poco engorda, sí, entre las múltiples dudas que surgen acerca del peso corporal está aquella que relaciona los hábitos de sueño con el incremento de este. En ese sentido, existe evidencia que muestran la relación entre la falta de sueño y el aumento en el riesgo de desarrollar obesidad o diabetes tipo 2.

Al respecto, información del Centro de Investigación Biomédica en Red- Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) de España confirma que dormir menos puede aumentar las ganas de comer.

Te recomendamos: UNAM crea parche contra obesidad que libera cafeína

 

¿Dormir poco engorda o te hace comer de más? Esto dicen la ciencia

Un estudio de la Universidad de Stanford revela que las personas que duermen menos de 5 horas producen mayores niveles de grelina y un descenso mayor de los niveles de leptina, comparado con aquellas personas que duermen ocho horas.

En ese sentido, entrevistado para Infosalus, el doctor Javier Salvador Rodríguez, miembro del Área de Neuroendocrinología de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), explica que la regulación del balance energético es compleja e influyen factores hormonales que promueven la ingesta o la saciedad.

Acerca de cómo la privación del sueño puede favorecer un comportamiento alimentario encaminado a la ganancia de peso, es decir, dormir menos aumenta el hambre, el endocrinólogo detalla:

"Adicionalmente, la deprivación de sueño constituye un modelo de estrés y de activación del sistema nervioso simpático, que se asocia también con el desarrollo de obesidad abdominal, y de resistencia a la insulina; fenómenos ambos que aumentan la probabilidad de desarrollar diabetes."

¿Más antojo de carbohidratos?

Rodríguez, además agrega que dormir poco favorece la somnolencia diurna y el cansancio, lo cual también promueve el sedentarismo, hábito estrechamente relacionado con sobrepeso, obesidad y diabetes.

Por otro lado, el especialista refiere también que cuando tenemos mucho sueño tenemos una tendencia a consumir cierto tipo de alimentos:

"Existe menos conocimiento acerca del efecto de la deprivación de sueño sobre la ingesta de macronutrientes, si bien los estudios reportados en ese sentido abogan a favor de un aumento de la ingesta de carbohidratos, en el marco de un patrón de ansiedad por la ingesta. Esta variación en el porcentaje de ingesta de macronutrientes favorece más el riesgo de obesidad, de resistencia insulínica, y de diabetes".

Lo que debes saber de las hormonas del hambre

Al respecto, información del Departamento de Bioquímica y Fisiología en la Facultad de Farmacia de la Universitat de Barcelona explica que la leptina es una hormona gástrica que regula el apetito y la homeostasis nutricional, por lo tanto, los niveles circulantes de leptina aumentan durante el ayuno e inducen el hambre:

"Modula procesos fisiológicos aparentemente tan dispares como la secreción de insulina o la memoria. Con todo, su papel en la regulación del apetito y el peso convierte a esta hormona en una interesante diana terapéutica para el tratamiento de la obesidad y las enfermedades relacionadas".

Como también se lee en la publicación, el cerebro funciona como un ordenador pues utiliza la información sensorial, nutricional, hormonal y metabólica de dentro y fuera del cuerpo para la modulación consecuente de:

- La ingesta de alimentos

- El gasto energético

- La actividad física.

También te sugerimos: Los sorprendentes beneficios del epazote para la salud

¿Qué comer para dormir mejor?

La otra hormona, la grelina, es también conocida como la hormona del hambre. Se trata de la única hormona secretada por las células del tracto gastrointestinal cuyos niveles son más bajos después de comer.

Finalmente, para lograr un adecuado estado de salud, se sugiere no privarse del sueño, dormir una cantidad de horas adecuada conforme a la edad y consumir la dieta mediterránea en la cual predominan las frutas, verduras, grasas vegetales, pescados y cereales integrales que aportan vitaminas y minerales esenciales.

Con información de: Infosalus


publicidad

publicidad

publicidad