publicidad

Semáforo naranja sólo  garantizaría más espacio en hospitales: UNAM
Covid-19

Semáforo naranja sólo garantizaría más espacio en hospitales: UNAM

Fotografía: TolucaBellaCd

El semáforo naranja no significa un retorno seguro y total a las actividades ante la ausencia de una vacuna o tratamientos eficaces. Piden mantener precaución.

  • INGRID SILVA
  • 01/07/2020
  • 10:52 hrs.

De acuerdo con Mauricio Rodríguez Álvarez, vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el semáforo naranja solamente significa la garantía de espacio en hospitales.

Lo anterior significa, conforme información de la UNAM, que la epidemia no ha terminado y el nuevo coronavirus causante de la covid-19 tampoco se ha eliminado del medio ambiente:

"En los centros hospitalarios se puede disponer de más lugares para tratar a los enfermos de la covid-19. Una condición que no nos exime de bajar la guardia".

Te recomendamos: ¿Cómo utilizar un termómetro infrarrojo de forma segura en pandemia?

Semáforo naranja solamente indica más espacio en los hospitales, no un retorno seguro e inmediato

Entrevistado para Prisma RU de Radio UNAM, Rodríguez Álvarez dijo también que transitar al color naranja también indica una estabilización relativa de la primera ola en algunos lugares de México, lo cual no es una sugerencia para dejar el confinamiento completamente, principalmente cuando no hay necesidad de salir a la calle:

"Hay que recordar que en América Latina se carece de infraestructura hospitalaria y acceso a servicios de salud, y que en México existen características propias ligadas a problemas de salud".

Al respecto, es importante además señalar que el repunte de la epidemia es inminente debido al riesgo de contagio; lo cual quiere decir que la amenaza para la salud persiste, por lo tanto, las medidas de seguridad son fundamentales todavía y de ser posible, la sugerencia es continuar el confinamiento. Si vas a salir recuerda dos puntos clave:

1. Usar cubrebocas

2. Guardar sana distancia.

Como explica Rodríguez Álvarez, el paso al semáforo naranja no es más que una estrategia de control ordenado respecto a la manera en cómo debemos reincorporarnos a algunas actividades de nuestra vida cotidiana por lo cual, es responsabilidad de toda la sociedad seguir las medidas de prevención como enfatiza:

"Es responsabilidad de toda la sociedad poner atención en qué sí se puede, qué no se puede, qué hay que hacer y qué no hay que hacer para que sea efectivo y exitoso. Por eso tiene que haber apoyo de la sociedad".

La pandemia de covid-19, enfermedad causada por el nuevo coronavirus continúa y México está en el proceso de entrar a la llamada "nueva normalidad" que implica retomar las actividades cotidianas de manera gradual y con normas específicas de seguridad para la prevención de contagios.

Cada color del semáforo en la pandemia es un indicativo de riesgo para la población; el rojo significa riesgo extremo, el anaranjado; riesgo alto, el amarillo; riesgo medio y el verde riesgo bajo.

¿Qué significa semáforo naranja?

El cambio de color en el semáforo implica factores como la relación de contagios con de la covid-19 establecida por el nivel de ocupación de los hospitales y por ello es importante que se sigan tomando medidas de prevención y se conozca cuáles son las actividades permitidas en cada color para lograr el retorno ordenado y seguro.

Color naranja en el semáforo indica que el riesgo de contagio es alto, por ello se definirían días de trabajo escalonados. En hoteles, restaurantes y servicios religiosos se pedirá una capacidad máxima del 30% y hasta 50% en el caso de teatros y cines. Los eventos deportivos serán sin público.

Las micro y pequeñas empresas trabajarán con un máximo de 30 empleados, las clases virtuales continúan, el Hoy no Circula temporal finaliza y en las actividades en parques se permitirá un 30% de capacidad solamente.

Dos escenarios para distribuir primer grupo de vacunas, ¿quienes recibirían primero "la cura"?

En ese sentido, Rodríguez también señala que la lucha contra el coronavirus requiere constancia y no debe estar basada únicamente en encontrar pronto "la cura" pues, de obtenerla, su distribución está contemplada bajo dos posibles escenarios:

1. Para uso exclusivo del personal de salud y personas de prioridad alta (seguridad nacional y fuerzas de emergencia, etc.)

2. Para la administración de la población en general.

También te sugerimos: ¿Qué es un oxímetro y por qué se está utilizando en la pandemia?

Necesario dejar de pensar únicamente en la vacuna...

Lo anterior, explica, es debido al tratamiento regulatorio y desarrollo del primer grupo de vacunas por lo cual, lo más probable es que la circulación de una vacuna contra el coronavirus será a finales de este año 2020 mientras que la circulación de un segundo grupo se llevaría a cabo un año después:

"Pero no tenemos qué estar esperando la vacuna para que nos salve. Lo que tenemos que hacer es llevar a cabo medidas de prevención que nos protejan de un posible contagio, y así tener un mejor tránsito en el espacio público".


publicidad

publicidad

publicidad