publicidad

Otros

Relacionan toxoplasmosis con males mentales

El toxoplasma provoca un mal funcionamiento de una sustancia que segrega el sistema inmune cuando padece enfermedades mentales.

  • 17/12/2012
  • 15:00 hrs.

Entre el 30 y el 50% de la población mundial tiene el parásito toxoplasma gondii, sin embargo, en algunos casos el sistema inmunitario no permite que aquél desate una enfermedad, señala un nuevo estudio alrededor de la toxoplasmosis, una enfermedad que afecta el cerebro y la conducta de los seres humanos y está relacionado con el excremento de los gatos.

De acuerdo con los investigadores del Instituto Karolinska en Suecia, liderados por el científico Antonio Barragán, quien también funge como investigador del Instituto Sueco de Control de Enfermedades Contagiosas, los seres humanos pueden contraer el toxoplasma gondii al ingerir carne mal cocida de animales que hayan estado infectados y por estar en contacto con las heces de los gatos.

Cuando la toxoplasmosis se desata, el paciente experimenta síntomas parecidos a los de la gripe, no obstante, esta enfermedad es mortal para aquellas personas que tengan un sistema inmunitario debilitado, y también puede afectar a los fetos si la madre embarazada tiene contacto con la enfermedad.

Los científicos relacionan conductas y enfermedades como esquizofrenia, depresión y ansiedad, así como agresividad, extraversión y tendencia al riesgo con la gente que padece toxoplasmosis.

Los investigadores descubrieron que al ingresar el parásito en el organismo el sistema inmunitario segregaba una sustancia llamada GABA, encargada de reducir los síntomas de miedo y ansiedad, una alteración común entre personas que padecen dichas enfermedades mentales.

“Creemos que saber esto puede ser importante para una mejor comprensión de las interacciones complejas en algunos problemas de salud pública importantes que la ciencia moderna todavía no ha conseguido explicar del todo. También es importante hacer hincapié en que los seres humanos han vivido con este parásito durante muchos milenios, así que los portadores del toxoplasma no tienen porqué preocuparse demasiado", explicó el investigador. (Con información de MedlinePlus)

publicidad

publicidad

publicidad