Realizan trasplante único en el mundo para menores de un año

La supervivencia a 10 años de los pacientes que reciben un trasplante de corazón supera el 60%, pero si no pueden trasplantarse, el 95% fallece al año.

Naiara había cumplido un mes cuando tuvo que ser intubada en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Su situación era incierta… hasta que un bebé que acababa de morir le salvó la vida. Los padres del otro recién nacido habían visto cómo el corazón de su bebé había dejado de latir y al ser prematura, a Naiara no le quedaban muchas opciones, por lo que los padres del otro infante accedieron a que su pérdida le diera la oportunidad de vivir a la pequeña. Fue así como se dio un trasplante de corazón único en el mundo dentro de un hospital de España… uno que incluyó un órgano detenido y grupos sanguíneos incompatibles.

Realizan trasplante único en el mundo para menores de un año

imagen-cuerpo

Un trasplante de corazón único en el mundo

De acuerdo con El País, cuando realizaron la operación los doctores no sabían lo que su procedimiento iba a significar para la ciencia, pues tenían que salvar una vida y procedieron.

“Esto hubiera sido imposible hace tres años. Cuando tienes a una bebé en una situación delicada, te llaman y lo único que ves es a un ángel de la guarda que te está dando una oportunidad. Te pones a realizar tu trabajo pensando: ‘Hay que salir de esta’. En lo último que piensas es en lo que supondrá para la ciencia lo que estás haciendo”, mencionó para dicho medio el jefe del servicio de cirugía cardiaca infantil del Hospital General Universitario Gregorio Marañón (donde se realizó el procedimiento), Juan Manuel Gil.

Cabe aclarar que dicho hospital ya llevaba tiempo realizando estas operaciones, pues en 2018 activó el programa para hacer trasplantes cardíacos en menores con grupos de sangre no compatibles. Sin embargo, el de Naiara fue el primero con un corazón detenido en un bebe.

Uno de los riesgos del trasplante de corazón, explica Mayo Clinic, es el rechazo del órgano por parte del receptor, que se da cuando el sistema inmune de la persona operada piensa que el corazón trasplantado es un objeto raro y trata de rechazarlo, dañando el corazón nuevo. Al existir este riesgo, cada persona que recibe un trasplante de corazón recibe medicinas inmunosupresoras, que previenen el rechazo del órgano.

El Servicio Gallego de Salud apunta que una extracción de órganos y tejidos dura entre 3 y 6 horas y que, diez años después del trasplante de corazón, siete de cada diez receptores tienen el órgano funcionando de la manera adecuada.

Dicha institución añade que la supervivencia a 10 años de los pacientes que reciben un trasplante de corazón supera el 60%, pero que si no pueden trasplantarse, el 95% fallece al año.

imagen-cuerpo

Naiara ya cumplió dos meses, salió de la UCI y actualmente se recupera en planta, pero no todos los menores tienen la misma suerte con el trasplante de corazón, informa El País.

“Los que más probabilidades tienen de morir por falta de un trasplante son los niños pequeños, los menores de un año y más todavía los menores de un mes. Los pequeños que tenemos en lista de espera no tienen tantas posibilidades de recibir un corazón. Por ello es tan importante aumentar la cantidad de donantes en los grupos de edad más vulnerables”, concluyó el doctor Gil.

(Con información de El País)