¿Por qué es importante cuidar el descanso cuando se tiene diabetes?

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos recomienda que las personas adultas duerman de 7 a 8 horas al día.

Las consecuencias de no dormir bien van desde el debilitamiento del sistema inmune hasta el mayor riesgo de tener obesidad, afecciones cardiacas y otros problemas de salud… y en las personas con diabetes, incluso podría incrementar su riesgo de muerte.

¿Por qué es importante cuidar el descanso cuando se tiene diabetes?

De acuerdo con un estudio llevado a cabo en conjunto por elementos de la Universidad Northwestern, de Estados Unidos, y de la Universidad de Surrey, Reino Unido, el problema se incrementa debido a que la diabetes también se asocia con alteraciones del sueño. Sus resultados fueron publicados el 8 de junio en The Journal of Sleep Research y aquí te decimos lo que encontraron.

imagen-cuerpo

Una de las consecuencias de no dormir bien para los diabéticos podría ser la muerte

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos recomienda que las personas adultas duerman de 7 a 8 horas al día, incluyendo las personas de la tercera edad.

Dicha institución menciona que las  consecuencias de no dormir bien van desde un mayor riesgo de sufrir accidentes hasta la diabetes tipo 2, obesidad, enfermedades del corazón, presión arterial alta, accidentes cerebrovasculares y enfermedades renales.

El objetivo de la investigación publicada en The Journal of Sleep Research fue analizar si los problemas de sueño, especialmente en personas con diabetes, se vincularon con un mayor riesgo de mortalidad, por lo que los autores revisaron los datos del Biobanco del Reino Unido usando como exposición principal los trastornos de sueño, que fueron evaluados mediante la pregunta: “¿Tienes problemas para conciliar el sueño por la noche o te despiertas a mitad de la noche?”.

Los investigadores también dividieron los problemas de sueño en "a veces/nunca", "frecuentemente", y las mezclaron con la presencia o ausencia de diabetes.

“El 24.2% de las personas que participaron reportaron que "muy rara vez/nunca" tuvieron problemas del sueño, el 47.8% dijo que “a veces" y el 28% informó que “generalmente” los tenía”, mencionan los especialistas en el artículo original.

Las  consecuencias de no dormir bien cuando se tiene diabetes, explican los expertos, es que la presencia de esta afección y las alteraciones frecuentes del sueño se vincularon con un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas en comparación con cualquiera de los dos padecimientos por sí solos.

“El riesgo de mortalidad fue mayor en las personas con diabetes y alteraciones frecuentes del sueño. Los reportes de complicaciones para conciliar el sueño o quedarse dormido merecen atención por parte de los especialistas de salud”, apuntaron los autores.

Por su parte, la profesora y coautora del estudio Kristen Knutson, de la Northwestern University, advirtió que la diabetes por sí misma se relacionó con un 67% más de riesgo de mortalidad. No obstante, la mortalidad de las personas con diabetes combinada con los trastornos frecuentes de sueño la incrementó al 87%.

“Por ponerlo de otra forma, es particularmente importante que los médicos que atienden a personas diabéticas también se enfoquen los trastornos del sueño, las consecuencias de no dormir bien y consideren tratamientos cuando sea necesario", concluyó Knutson.