publicidad

Diabetes

Por malos hábitos aumenta diabetes en niños

Cansancio, visión borrosa, sed, pérdida de peso repentina y orinar frecuentemente son síntomas que anuncian la enfermedad.

  • 05/10/2012
  • 08:31 hrs.

La incidencia de diabetes tipo 2 en niños y adolescentes va en aumento a causa de malos hábitos en la alimentación y la poca actividad física, tanto de los padres como de los hijos, dijo a SUMEDICO el doctor Carlos Antillón, endocrinólogo pediatra del Hospital ABC Santa Fe, durante el Congreso Internacional de Educación en Diabetes, llevado a cabo en la Universidad Iberoamericana.

 
El especialista indicó que todavía hace 15 años era más común diagnosticar a un paciente pediátrico con diabetes tipo 1, no obstante, señaló que la diabetes tipo 2, que no depende de factores genéticos, aumenta a gran velocidad y su incidencia entre niños y jóvenes se incrementa.  
 
Señaló también que alrededor del 75% de los pacientes con diabetes tipo 1 son diagnosticados antes de los 15 años de edad y llegan a presentar complicaciones crónicas aproximadamente 10 o 20 años después del diagnóstico, “pero todo eso depende del buen control, que es lo más importante cuando se trata cualquier tipo de diabetes”, abundó.
 
Para el médico es esencial que se reconozcan los principales síntomas, de forma inmediata, para poder tener un diagnóstico oportuno y, por ende un buen control:
  • Orinar frecuentemente
  • Pérdida de peso repentina
  • Cansancio
  • Visión borrosa
  • Mucha sed
“Otra señal de diabetes en los niños y jóvenes es la acantosis nigricans, que es el oscurecimiento y engrosamiento de la piel en cuello, axilas e ingles”, indicó el médico, e hizo hincapié en pedir que no se tomen a la ligera estas señales, ya que es necesario acudir con el médico de inmediato para una valoración de los niveles de glucosa en la sangre.
 
El doctor Antillón fue enfático al señalar que el secreto para enfrentar la diabetes recae en tener un buen proceso educativo para tener buenos resultados en el control.
 
“Todo depende de la educación, tener una buena información sobre alimentación, hacer ejercicio, tener un buen apego al tratamiento, monitorear los niveles de glucosa varias veces al día y, sobre todo, tener un buen seguimiento médico, lo que significa tener comunicación directa con el doctor”, explicó el especialista.
 
El endocrinólogo pediatra y también educador en diabetes señaló que es muy importante que un caso de diabetes en un niño o un adolescente sea atendido en equipo, “un equipo que incluye tanto a los especialistas como al paciente y la misma familia del paciente, para que pueda haber control y apego al tratamiento”, dijo el doctor Antillón.
 
Dicho equipo, explicó, deberá estar coordinado por un educador en diabetes, y aseguró que la educación que se reciba para el control de esta enfermedad no es más que un grupo de “instrucciones para tener una mejor calidad de vida”.
 
“El equipo debe ser interdisciplinario, y estar conformado por un especialista en diabetes, un educador en diabetes, un psicólogo y el paciente, además de la familia, para que no se deje de cubrir ningún aspecto esencial”, explicó.
 
Señaló también que, además del equipo, debe haber comunicación directa entre los especialistas y el paciente y su familia, “debe haber una relación cercana entre ellos, para poder ser abiertos al momento de explicar los padecimientos y preguntar ante cualquier duda”.
 
Finalmente, el médico refirió que, si bien la diabetes es una enfermedad que requiere de mucha atención, también es importante considerarla un reto, ya que puedes llevar una vida normal con ella "si eres ordenado y disciplinado, pero todo esto se consigue si se cuenta con información y una buena educación en diabetes”, concluyó.

publicidad

publicidad

publicidad