publicidad

Piernas gordas, relacionadas con menor riesgo de hipertensión
Corazón

Piernas "gordas", relacionadas con menor riesgo de hipertensión

Tener obesidad o sobrepeso es uno de los factores de riesgo para tener hipertensión arterial. Foto en portada: cocoparisienne (pixabay.com)

La American Heart Association menciona que no se trataría solo de la cantidad de grasa en el cuerpo de las personas, sino dónde se encuentra esa grasa

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 15/09/2020
  • 13:30 hrs.

La hipertensión arterial es una enfermedad que afecta la sangre, nuestras arterias y, de no ser atendida, también nuestro corazón.

Mayo Clinic señala que la hipertensión arterial (presión arterial alta) es un padecimiento en el que la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias con el transcurso del tiempo es lo suficientemente potente para causar problemas en el corazón.

Esta clínica menciona que la presión arterial alta (como también se le conoce a la hipertensión arterial) no controlada aumenta el riesgo de las personas de padecer accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos.

Tener obesidad  o sobrepeso es uno de los factores de riesgo para tener hipertensión arterial, pero un estudio publicado por la American Heart Association (AHA) señala que tener las piernas “gordas” no tendría tanto que ver.

Foto: pikist

Puedes leer: Signos de enfermedad cardíaca mejorarían con medicinas para artritis

Piernas "gordas", relacionadas con menor riesgo de hipertensión arterial: AHA

De acuerdo con un comunicado publicado el pasado 10 de septiembre en la sala de prensa del sitio web de la American Heart Association, no se trataría solo de la cantidad de grasa en el cuerpo de las personas, sino dónde se encuentra esa grasa.

Los investigadores investigaron la tasa de tres tipos de hipertensión arterial en relación con el porcentaje de tejido graso presente en las piernas de casi seis mil adultos que se habían inscrito en las Encuestas nacionales de examen de salud y nutrición del 2011 al 2016.

“Las radiografías especiales midieron el tejido adiposo de las piernas y estas medidas se compararon con el tejido adiposo corporal en general. La edad promedio de los participantes era de 37 años, casi la mitad eran mujeres y el 24% tenía presión arterial alta”, señala el comunicado de la AHA

El “alto contenido de grasa” fue definido por los especialistas como un 39% o más para las mujeres y 34% o más para los hombres.

Tener más grasa en las piernas no estuvo relacionado con un mayor riesgo de tener presión arterial alta, sino todo lo contrario.

Los resultados del estudio revelaron que los participantes que poseían porcentajes más altos de grasa en las piernas tenían menos probabilidades de tener todos los tipos de presión arterial alta que los que tenían niveles más bajos de grasa.

“El riesgo para los participantes con mayor grasa en las piernas fue un 53% menor para la presión arterial alta diastólica. Además, los participantes que tenían porcentajes más altos de grasa en las piernas tenían un 61% menos de probabilidades de tener el tipo de hipertensión arterial donde ambos números están elevados”, indicaron los autores en el comunicado original.

Foto: Marko Milivojevic (pixnio.com)

También te sugerimos: El cáncer y la hipertensión arterial han sido descuidadas por covid-19: OMS

Los especialistas recalcan que todavía se necesitan más estudios al respecto y que su investigación puede tener muchas limitantes, pero que no se trataría solo de la cantidad de grasa en el cuerpo, sino de la ubicación de ésta.

“Aunque se sabe con certeza que la grasa ubicada alrededor de la cintura es dañina para la salud, no se puede decir lo mismo de la grasa de las piernas. Si tienes grasa alrededor de las piernas, lo más probable es que no sea algo malo e incluso podría protegerte de la hipertensión, de acuerdo con nuestros hallazgos”, concluyó el maestro en salud pública y estudiante de cuarto año de medicina en Rutgers New Escuela de Medicina de Jersey en Newark, quien fungió como investigador principal, Aayush Visaria.

Recuerda que comer adecuadamente, mantenerse físicamente activo y evitar el consumo de alcohol y tabaco son maneras de controlar la hipertensión arterial.

(Con información de Mayo Clinic, American Heart Association)


publicidad

publicidad

publicidad