publicidad

Para nadie es bueno morir en soledad
Covid-19

Para nadie es bueno morir en soledad

Hay que entender que en la epidemia perdemos al ser querido físicamente pero emocionalmente sigue habiendo un vínculo que no lo rompe la muerte, señala experta.

  • IRMA ROSA MARTÍNEZ A
  • 23/04/2020
  • 16:56 hrs.

De acuerdo con el reporte hasta el 22 de abril, en México han perdido la vida casi mil personas por causa del coronavirus (970) y sus muertes han ocurrido en circunstancias extraordinarias e inéditas para la mayor parte de nosotros. La persona que se contagió, fue hospitalizada y murió lo hizo en condiciones que han representado sufrimientos agregados tanto a pacientes como a sus familiares.

El hecho de estar en un hospital, con un ventilador artificial, sin poder tener contacto con la familia y prácticamente en soledad pues su escasa relación con otros seres humanos es a través de caretas, mascarillas, trajes de protección y guantes, significa un gran trauma tanto para el paciente como para sus deudos.

Te recomendamos: Ni en sueños tendremos vacuna contra coronavirus antes de 18 meses

Así lo explica la psicóloga y tanatóloga Gina Tarditi, quien asegura que para nadie es algo bueno la muerte en soledad. Y para los familiares además del dolor de perder a un ser querido significa dejar asuntos pendientes.

"No sólo es no poder acompañar al familiar enfermo en sus últimos momentos sino que se pierde la oportunidad de sacar los asuntos que han quedado guardados desde hace mucho tiempo o de pedir perdón. Y el tiempo para prepararse para la muerte es muy corto", señala quien también forma parte del Centro de Apoyo para la Atención Integral del Instituto Nacional de Cancerología.

En las últimas semanas nos ha tocado ver escenas dramáticas dado que los familiares de las personas que mueren no pueden estar cerca para reconfortar, para acompañar, para tomar la mano de su ser querido que está enfermo y no pueden estar presentes en el momento de la muerte.

Gina Tarditi explica que, peor aún, en la mayor parte de los casos no pueden ver al familiar fallecido pues si bien los lineamientos para la disposición de cuerpos establecen que debe ser reconocido y se debe permitir a dos personas cercanas verlo por algunos momentos, sin tocarlo, en la mayoría de los casos no está ocurriendo. Ello, debido a la falta de recursos médicos de protección para que los familiares se puedan acercar al ser querido y a la cantidad de personas fallecidas que se van acumulando en los hospitales. Y esto ocurre no solo en México sino en diversos países.

"Quiero pensar que pasada la crisis mayor las personas que sigan muriendo por covid-19 puedan tener la oportunidad de que el familiar vaya a despedirse desde lejos".

 

De acuerdo con esos lineamientos, los cuerpos deben ser colocados en bolsas de plástico y los ataúdes no pueden permanecer abiertos en caso de realizarse algún funeral (las autoridades sanitarias recomiendan la inhumación o cremación inmediata del cuerpo pero si la familia lo desea se le permite realizar un funeral de 4 horas, con un número máximo de 20 participantes).

"La situación se agravará ahora que estamos entrando a la parte más crítica de la pandemia. El no poder despedirse y realizar los rituales tradicionales puede provocar duelos complicados".

 

¿Qué es el duelo ambiguo?

Tarditi cita el concepto de Pauline Boss sobre el duelo ambiguo.

"El ver siempre es importante. En sicología tenemos el término de duelo ambiguo que la doctora Pauline Boss acuñó hace muchos años que se refiere a cuando quedan en el aire muchas cosas, cuando los rituales están ausentes por la razón que sea, porque no se vio al cuerpo, porque no se supo qué pasó exactamente, y este es un factor de riesgo para desarrollar duelo complicado, porque aunque sepan que el familiar murió de covid, no lo pudieron ver los últimos días y la información que tendrá será muy poca, por no decir que nula".

 

Explica que las personas tenemos la necesidad de explicarnos la realidad y cuando muere un ser querido nos estamos repitiendo en nuestra mente: ¿qué pasó?, ¿cómo pasó?, ¿cómo se fueron dando los acontecimientos? Es un esfuerzo por entender la información y poder asumirla y elaborarla.  "Pueden darme un informe al día o a lo mejor dos informes al día pero yo no lo estoy atestiguando".

Son muchas las preguntas que los familiares se hacen respecto de su ser querido hospitalizado. Y muchas no tienen respuesta. "¿De verdad no sufrió? ¿de verdad murió de covid? ¿le pusieron el respirador inmediatamente? ¿tuvo la sensación de estarse asfixiando? ¿no tuvo acceso al respirador porque no había disponible alguno?,¿pensó que estaba solo?"

De acuerdo con la tanatóloga, todas estas cosas van a complicar estos duelos. Para que ocurra un duelo complicado además hay otros factores que inciden: la edad, la salud mental y la dependencia emocional que había con la persona fallecida.

Hace énfasis en la necesidad de que los niños sean acompañados de manera especial, contestar sus dudas de acuerdo a su edad y entender que ellos se duelen de manera diferente: lo que más necesitan es sentirse cuidados, aceptados y amados,

Otro factor de riesgo es la depresión en personas que ya la padecen por lo que es preciso tener especial atención. Un factor más es la dependencia emocional que había con el familiar fallecido. 

 

"Y si agregamos un duelo ambiguo porque no se tienen todas las respuestas, porque no se pudo ver al ser querido, no se pudo hacer un funeral, no se pudieron hacer los rituales en los que uno cree, es más factible que estas personas desarrollen un duelo complicado, lo cual no quiere decir que no tenga solución, sino que estas personas necesitarán en su momento cierto apoyo emocional".

La sicóloga tanatóloga no es fatalista. "Siempre he dicho que la gran mayoría de los seres humanos tenemos la capacidad para recomponernos en medio de la adversidad y seguir adelante".

También te sugerimos: Glosario de términos covid-19

Mensaje esperanzador

Gina lanza un mensaje que busca sea esperanzador:

"Yo quisiera decirles a todas esas familias que estén viviendo este drama y no puedan acompañar a sus seres queridos, no les permitan verlos una vez fallecidos y tengan que hacer la inhumación o la incineración rápido y no un funeral como ellos hubieran deseado, que piensen en la posibilidad de hacer un ritual diferente, en el momento y en la forma que ellos lo deseen o necesiten".

Aun en su ausencia, podemos decirles a los que ya partieron lo importante que han sido para nosotros en nuestra vida o pedirles el perdón que no pudimos pedirle en vida. Hay que entender que perdemos al ser querido físicamente pero emocionalmente sigue habiendo un vínculo y ese vinculo no lo rompe la muerte, ese vínculo permanece y las personas que mueren siguen siendo parte de nuestra historia hasta el final de nuestros días.

La cuenta de twitter de Gina Tarditi es @GTarditi.

publicidad

publicidad

publicidad